Archivo del sitio

Aquella frase y el vestido o su ausencia

Mujer camina desnudaHoy leí una frase que agarré con todas mis fuerzas: “La felicidad suele llegar sin avisar y con vestido o sin ropa”. Entonces mi mente, incontrolable –como casi siempre-, comenzó a pasar imágenes algo extrañas, debo reconocerlo, o mucho, tanto que quizá nunca les cuente. Eran fragmentos de películas y novelas viejas, tal vez inexistentes, casas y carreteras caóticas con mujeres singularmente provocativas y hojas secas por todos lados. La pantalla se dividía en cuatro partes…A veces, se aceleraba el ritmo y, luego, disminuía Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Gente

 Por Erian Peña Pupo, amigo de la Universidad de Holguín

GenteDe espaldas era hermosa. De perfil también. Usaba un vestido largo, pero no lo suficientemente largo como para no mostrar las piernas; fino como para dejar traslucir las formas de su blanco cuerpo, muy blanco, casi nórdico, europeo… pero a la vez acriollado, cubano.

Lee el resto de esta entrada

La Criollita (I)

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

piroposEl vestido blanco me deja ver su ombligo, los senos, las nalgas, el blúmer de encajes. ¡Qué belleza! Estoy loco por arrancarle la tela, besarle todo el cuerpo y hacerla gemir. La desnudez la vestiría mejor.

Venía a la hora menos aconsejable para el negocio. Simulaba ser del campo, pero no lograba esconder su aspecto citadino. El Pola intentó meterle mano enseguida, pero a la hora de la verdad se acobardó. No lo creíamos, porque estaba buenísima. Era una criollita que cualquiera se la comería sin sal ni na’: caderúa, con un culo gigantesco, una geta de película y unos rayitos en el pelo que le quedaban escapa’ o. Lee el resto de esta entrada