Archivo del sitio

Los ojos, sí, los ojos tristes

Por ERIAN PEÑA, colega de la Universidad

foto en la paredEn la foto parecía un hombre triste. Quizá era por la mirada que se perdía y podía llegar a penetrarte. Asfixiaba. Un hombre triste, había repetido muchas veces esa frase mirando la fotografía. Me llegué a cansar de ella. El pie apoyado en la pared. Las manos cruzadas al pecho. El suéter negro. Todo entonces me parecía negro. El cabello crecido y revuelto. Ensortijado. Los ojos, sí, los ojos tristes.

Me lo había repetido varias veces de manera casi obsesiva. Hasta intenté quemar la foto. Pero Susel me dijo, poco antes, que la soledad es un estado del alma, no del cuerpo. Un cuerpo no puede aparentar soledad. Y yo quise creerle. Susel no merecía mi desconfianza. Lee el resto de esta entrada

Anuncios