Archivo del sitio

Amores Salvajes

Granja, caballosLuna Nueva

Los grillos cantaron y los conejos silbaron, en mi granja todo era serenidad, excepto por Menelao, terrible Menelao, que salta los setos que dividen mis tierras de las de Acacio para aparearse con sus yeguas. El viola el terreno, el viola las hembras magnesianas, gloriosas criaturas obsequiadas por los dioses, pero peor de todo, viola el matrimonio. Él dice que no puede resistirse, que el impulso es más fuerte que su amor por mí, y debe obedecer. El problema es, según él, su naturaleza, que es la del centauro. Todo es serenidad, excepto por mis llantos. Oh, Lee el resto de esta entrada

Anuncios