Archivo del sitio

El miedo a ser una isla

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

El hombre y la islaCada quien es un mundo. A mi me asusta. Uno podría imaginarse como árbol, con raíces profundas y personas que te cuiden. Uno podría imaginarse ayudando a otros con su sombra y lo demás. ¿Pero ser una isla? Quizá a usted le agrade. Yo tiro piñazos al aire de solo pensar en la posibilidad. El agua, el agua por todas partes, el agua y la soledad, la maldita soledad que hiere a lo interno, a lo más importante… el agua, la soledad. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Confesión

Confesión de un desamorSiento como si algo me fuera matando por dentro, poco a poco. Es como si me fuera ahogando en mi propia pena. Pensar en ti era mi escudo contra la soledad, sobre todo durante tardes y noches. Ahora entiendo mejor por qué la gente hace locuras. A veces, es cuestión de un impulso. Y uno hasta sabe que sería demasiada debilidad, pero la tristeza, el sufrir el desamor de quien uno más anhela, es peor, irremediablemente peor. Dicen que el destino se lo hace uno mismo. En ocasiones, depende de dos.

Mi Media Luna

mar, Media Luna

Media Luna es poblado de mis amores, mis nostalgias y mis primeros miedos.

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Pasadas las dos de la mañana, Media Luna, en Granma, es un poblado fantasma, y pasadas las dos de la tarde también. Es el municipio del central que ya no es, del parque solitario, del mar y las montañas. Sus callejuelas empolvadas muestran cierta soledad.

Algunos sueños se hacen reales, nacen sitios recreativos, se reparan inmuebles y la dibujada algarabía adorna el ambiente. Ahora hay piscina, cremería, Casa de la Cultura reparada y cientos de planes para aumentar el disfrute del pueblo.

La sombra de los parques es uno de sus mayores encantos, solo comparable con la belleza de las mujeres y la tradición. Esos edenes, con bancos y árboles, son escenarios ideales para improvisar piropos y arriesgarse en el amor, lugares públicamente privados que esconden besos adolescentes y juramentos de pasión. Lee el resto de esta entrada

Mi soledad

Por Yasel Toledo Garnache

quijoteCamino sin pensamientos en la mente, voy hacia cualquier dirección, a cualquier esquina, parque, a cualquier rincón de la ciudad. Nada me importa. La tristeza me golpea las entrañas, derrumba monumentos, paradigmas. Quizá deba contarles por qué estoy tan mal, pero no sé si sienta la suficiente confianza. Veremos qué sucede.

Decenas de rostros me pasan por el lado, escucho voces, palabras que no distingo con claridad. Oigo el sonido de carros, el de una moto que me atormenta, me retumba en la cabeza y me molesta más. Ni miro hacia dónde se origina ese maldito ruido. Camino por inercia, mis pies se mueven, y ni sé si eso es lo que quiero. Aquí voy. Maldigo todo: al bullicio, a la gente, a los carros, la moto, la acera, a mí mismo, a todo. Lee el resto de esta entrada