Archivo del sitio

La vida eterna de Roberto Fernández Retamar (+ Fotos, video, tuits y poemas)

Roberto Fernández Retamar permanecerá en las esencias de la cultura cubana con una obra repleta de vida.

Por Yasel Toledo Garnache

Si me dicen que te has marchado

O que no vendrás,

No voy a creerlo: voy

A esperarte y esperarte:

Si te dicen que me he ido,

O que no vuelvo,

No lo creas:

Espérame Siempre.

Roberto Fernández Retamar

La noticia fue un golpe en el alma de millones de personas en Cuba y el mundo. El poeta y ensayista Roberto Fernández Retamar, el hombre entrañable, el profesor de teoría y críticas literarias, El Miembro de la Academia Cubana de la Lengua, el Presidente de Casa de las Américas, el Premio Nacional de Literatura (1989), el doctor en Filosofías y Letras, el revolucionario, el pensador, uno de los intelectuales más grandes del continente, falleció este 20 de julio a los 89 años de edad.

Y la gente, aquí y allá, en muchas partes, habla de él, lo recuerda, lo lee, se sumerge en sus versos y ensayos, le dedica textos…Llamadas por teléfonos, publicaciones en redes sociales y conversaciones entre amigos transmiten el dolor y la admiración de quienes lo conocimos personalmente o mediante sus escritos, siempre repletos de lucidez y esa capacidad tremenda para desentrañar y alertar, más allá de lo aparente. Lee el resto de esta entrada

Jamás estaré contra la poesía, ni el amor

Por Yasel Toledo Garnache

Confieso que en los últimos meses me he acercado más a Bécquer, y a otros no tan románticos. Quise utilizar a los libros como escudo contra la nostalgia. Eso no funciona. Todo lo contrario, incrementa la añoranza, y agolpa los recuerdos en mi mente. Quise huir de los versos depurados, y me encontré con Marta Rojas y su novela “Inglesa por un año”. Toda obra tiene algo de romance, aunque sea narrativa.

“Sería más razonable de mi parte no meterme en temas drásticos, pues me encuentro en desventaja. Soy un forastero en cuestiones de AMOR, carezco de autoridad y mi experiencia en ese tema es como la de un niño de pocos años que apenas sabe hablar. No puedo hacer frases potentes, ni ágiles, ni distinguidas, ni finas, pero ¿quién sabe si esta dieta obligatoria resulte buena para la salud?” Lee el resto de esta entrada