Archivo del sitio

Eduardo Heras León: “Somos una generación frustrada”

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Eduardo Heras 1Eduardo Heras León fue una de las víctimas del Quinquenio Gris –para algunos negro y más de un quinquenio-. La crítica Otra mención a Los pasos, de Roberto Díaz en el Caimán Barbudo, desató tempestades en contra del joven intelectual, que había obtenido el Premio David, por La guerra tuvo seis nombres,  y Mención en el Casa de las Américas.

Algunos hicieron cuestionamientos ideológicos, bastante ridículos. Heras fue expulsado del Consejo de Redacción del referido medio y de la escuela de Periodismo, donde cursaba el cuarto año. Pocos se mantuvieron a su lado, entre ellos Silvio Rodríguez y Senel Paz. La mayoría pareció temerle a posibles represalias.

Según él, la Universidad se convirtió en un infierno. El presidente de la FEU y, a la vez, Primer Secretario de la UJC, lo expulsó de la organización juvenil, aunque ni había leído el libro “maldito”. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Eduardo Heras León y el Quinquenio gris: De la política cultural y otros demonios

Por Eduardo Heras León

Foto: Yasel Toledo Garnache

Foto: Yasel Toledo Garnache

Un ómnibus de la ruta 195 se detiene en la parada del Parque Central, y un hombre baja con paso apresurado, cruza el parque, y casi corriendo, penetra en los portales del Teatro Payret, respira profundamente y, más sosegado, echa a andar por la anchísima acera del Prado. Viste un jeans gastado y descolorido por el uso, camisa de caqui gris, zapatos bajos de obrero. Suda. Las manos, desde hace algún tiempo encallecidas, sostienen una jabita de nylon con un pulóver y un par de medias sucios, un pañuelo manchado y una toalla maloliente y húmeda.

El hombre, ahora, ha comenzado a caminar más lentamente. No puede dejar de mirar la inmensa mole de piedra del Capitolio y, más allá, los frondosos árboles del Parque de la Fraternidad. Entonces, enciende un cigarro y continúa su camino en dirección a la calle Monte. Debe cruzarla, llegar hasta Zulueta, y luego, avanzar hasta Gloria para incorporarse a la cola de la ruta 141. Vive en San José de las Lajas y, con un poco de suerte, el ómnibus pasa cada hora. Lee el resto de esta entrada