Archivo del sitio

Confesión

Confesión de un desamorSiento como si algo me fuera matando por dentro, poco a poco. Es como si me fuera ahogando en mi propia pena. Pensar en ti era mi escudo contra la soledad, sobre todo durante tardes y noches. Ahora entiendo mejor por qué la gente hace locuras. A veces, es cuestión de un impulso. Y uno hasta sabe que sería demasiada debilidad, pero la tristeza, el sufrir el desamor de quien uno más anhela, es peor, irremediablemente peor. Dicen que el destino se lo hace uno mismo. En ocasiones, depende de dos.

Anuncios

Sinvergüenza no es mi nombre, nunca lo será

Por Lisandra Cardoso Montaner, amiga de la Universidad

Después de tanto lío para subir, el chofer me cuestiona.

Después de tanto lío para subir, el chofer me cuestiona.

Día a día las personas nos enfrentamos a muchos obstáculos, algunos no son importantes para ciertos ciudadanos, a quienes no les importa lo que piensen de ellos los demás. Para otros el simple hecho de tropezar con una personalidad diferente a la nuestra es, a veces, un problema. Como lo fue para mí el que alguien me hiciera pasar la pena más grande de mi vida, de mi digna vida de 21 años. ¿Cómo me iba a imaginar que al cumplir con uno de mis derechos de ciudadana podría ser enjuiciada como lo fui? Lee el resto de esta entrada