Archivo del sitio

Imágenes de la memoria (+Fotos y video)

EN Altos de Mompié

Jóvenes en Altos de Mompié

Por Yasel Toledo Garnache

Nueve colchones para 23 personas. Un vaso con caldosa para tres, cuatro o más, no sé, no importa, tal vez solo hacen falta más vasijas. Un pomo con «refresco» para todos. La lluvia incesante, no hay truenos.
La música que se escucha, las montañas casi indefinibles por la neblina, pero seguras y fuertes. Un pasillo largo y un pequeño baño. Los presentes que conversan, sueñan y bailan. Un poco más del líquido con viandas y algunos huesos; aparecen también panes y mermelada de guayaba…
Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Del archivo: El reencuentro

ReencuentroPor YASEL TOLEDO GARNACHE

A veces, el reencuentro implica reflexión, comparaciones indeseadas, dañinas, fuentes de duda. A veces, uno odia al reencuentro, lo culpa, lo oscurece, intenta apuñalearlo, borrar sus imágenes, pero no puede, no muere, quizá porque las gotas de sangre se adhieren con sutileza para recordar que somos mortales, débiles, incapaces de olvidar lo más dañino, lo que retumba en la cabeza hasta impedir el sueño, la tranquilidad. Lee el resto de esta entrada

Palabras de Yasel Toledo Garnache en acto de Graduación de la Universidad de Holguín (2014)

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Pude leer, pero preferí improvisar. Lo espontáneo siempre me ha parecido más honorable para momentos como este. Ahora transcribo las palabras, gracias a un amigo que las grabó.

Yasel-Toledo recibió el iploma de mejor graduado integral de manos de Luís Torres Iríbar. Foto tomada www.trabajadores.cu

Yasel-Toledo recibió el iploma de mejor graduado integral de manos de Luís Torres Iríbar. Foto tomada de http://www.trabajadores.cu

Buenos días. Muchas felicidades a todos. Es difícil hablar después de tantos reconocimientos.

Yo ahorita, sentado allá atrás, pensaba en todo lo que he vivido junto a mis compañeros durante el último lustro, en todo lo que he crecido. Tal vez, algunos de ustedes hayan hecho lo mismo. Es que hay momentos en los que uno hace una especie de recuento. Las imágenes de lo vivido pasan por la cabeza, cual rollo de cine en blanco y negro. Entonces surge la nostalgia.

Muchos de nosotros nos sentimos felices, llenos de sueños, pero nostálgicos también, o mucho más que eso, como decía Patrick –estudiante extranjero-, porque, nos asalta una mezcla de sensaciones y de pasión indescriptible. Lee el resto de esta entrada