Archivo del sitio

Ernesto Che Guevara y ¿el valor de su imagen? (+Video)

ernesto che guevara

Pulover con la imagen del Che/Tomada de Radio Habana Cuba

Por Yasel Toledo Garnache

El muchacho de esta historia quería aquel pulóver de una manera especial. Lo miraba a través del cristal de la tienda y casi lo acariciaba con los ojos.

La prenda incluía la imagen de Ernesto Che Guevara, uno de los ídolos del joven desde su infancia cuando escuchaba historias acerca del médico argentino, sobresaliente combatiente que alcanzó el grado de Comandante en la Sierra Maestra y conquistó el corazón de millones en Cuba y otras partes del mundo. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

El Che y ¿el valor de su imagen?

pulover-che-guevaraPor Yasel Toledo Garnache

El muchacho de esta historia quería aquel pulóver de una manera especial. Lo miraba a través del cristal de la tienda y casi lo acariciaba con los ojos.

La prenda incluía la imagen de Ernesto Che Guevara, uno de los ídolos del joven desde su infancia cuando escuchaba historias acerca del médico argentino, sobresaliente combatiente que alcanzó el grado de Comandante en la Sierra Maestra y conquistó el corazón de millones en Cuba y otras partes del mundo. Lee el resto de esta entrada

Una imagen en plural

Por Ania Mulet Fernández, colega de la Universidad de Holguín

Jaime Yoan Batista, hombre que se dice imperfecto, ha demostrado ser impecable. Las cualidades de liderazgo lo han situado en la cúspide creativa al buscar alternativas eficientes con VSD, revista televisiva municipal.

Jaime Batista, conductor y director de televisión en Holguín, Cuba

Jaime Batista, conductor y director de televisión en Holguín, Cuba

Hacía mucho que quería entrevistarlo. Su intelecto convida a la persuasión. Es de carácter fresco, detallista, agradable, afable y sobre todo, un comunicador por excelencia, que deduce e infiere sin reparar en rigideces ni creencias.

El punto de encuentro resultó ser su casa, un lugar tranquilo donde la conversación fluiría sin contratiempos. Apenada por la hora de mi visita y el cansancio profesado en su mirada, le dije para amenizar la atmósfera que serían pocas preguntas y le mostré una cuartilla escrita a lapicero. Sonrió y me dijo: cuando quieras… Lee el resto de esta entrada