Archivo del sitio

Del archivo: Aquel día de nerviosismo y hospital (Fotos)

Por Yasel Toledo Garnache

Iba con el temor a llegar tarde. No estuve en su primera operación, hace cinco años. Debía acompañarla ahora, de lo contrario yo mismo no me lo perdonaría. La imaginaba llorosa ante la puerta del salón. Nuestra madre estaría a su lado -Ella siempre está.

El camión se demoraba. El nerviosismo corría por mis venas para sembrar miedo. No podía hacer nada, sólo esperar que los kilómetros pasaran y el tiempo se detuviera, que existiera un retraso en el hospital para poder estar unos minutos con mi hermana, para que pudiera abrazarla antes de ese momento. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Aquel día de nerviosismo y hospital

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Yasel Toledo GarnacheIba con el temor a llegar tarde. No estuve en su primera operación, hace cinco años. Debía acompañarla ahora, de lo contrario yo mismo no me lo perdonaría. La imaginaba llorosa ante la puerta del salón. Nuestra madre estaría a su lado -Ella siempre está.

El camión se demoraba. El nerviosismo corría por mis venas para sembrar miedo. No podía hacer nada, sólo esperar que los kilómetros pasaran y el tiempo se detuviera, que existiera un retraso en el hospital para poder estar unos minutos con mi hermana, para que pudiera abrazarla antes de ese momento.

Aquel infierno rodante me desesperaba. Miraba hacia fuera, luego a compañeros de viaje. Me detenía en rostros serios, con aparente tristeza. Deseaba que todos se callaran, que el silencio fuera ley. Por fin llegué a Manzanillo, en Granma. Lee el resto de esta entrada

Hospital

Por YASEL TOLEDO GARNACHE
HospitalLlegó al hospital con la respiración débil. La muerte intentaba entrar a su interior, entre carnes y huesos. Ángeles de blanco luchaban para devolverle la posibilidad de jugar y reír. Lee el resto de esta entrada

Abuelo

Tuve días de insomnios y casi llantos. Mi abuelo yacía sobre una cama de hospital. Sus ojos no mostraban el brillo de antes. La esperanza poco a poco se aprisionaba en frascos de la inexistencia. Lee el resto de esta entrada