Archivo del sitio

Crónica de una damisela nocturna

Por Ania Mulet Fernández, amiga de la Universidad

Mujer desnudaA la belleza no se le puede decir que llegue pronto. El que sea afortunado y la tenga, debe guardarla todo el tiempo que pueda pues para muchos constituye su única riqueza.

“El amor es terrible. He visto a mis amigas sufrir y no quise que esto me sucediera. Antes reían de mi inocencia y ahora me preguntan cómo consigo dominar a los hombres tan bien. Callo porque sé que el remedio es peor que el propio dolor: no me enamoro. Cada día me percato de lo frágiles que son los hombres, inconstantes, inseguros. Pero sí, sufrí por el amor y aunque aún sufra por su causa, veo que aquellos que tocaron mi alma no consiguieron despertar mi cuerpo y quienes tocaron mi cuerpo no consiguieron llegar a mi alma”.1 Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Dos mujeres (II y final)

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Bcitaxi, CubaLos hombres que las acompañan comienzan a sospechar, me miran con intriga. Yo finjo que lo único que me importa es la botella de ron. Conversan con ellas. Estoy nervioso. Lourdes es la que más habla. Ella siempre fue la de mejores ideas.

Las miro a través del cristal de la Havana Club. Clara parece un cordero que se sabe casi muerto, siempre haciéndose la penosa. Lee el resto de esta entrada

Posible cuna de la poesía (I)

Yasel Toledo

Mi poesía es ingenua. No gana concursos, pero alegra a novias y amigas.

Un día, los hombres descubrirán un alfabeto en los ojos de las calcedonias, en los pardos terciopelos de la falena, y entonces se sabrá con asombro que cada caracol manchado era, desde siempre, un poema. (1)

¿Cómo saber donde se encontró primero la poesía? En los objetos primitivos del inicio del mundo, en el Universo, en los ojos de quien miraba por primera vez (mirada virgen sobre objetos jamás tocados por otras miradas). Lee el resto de esta entrada