Archivo del sitio

La vida de los otros

Por Yasel Toledo Garnache

La vida de otros, películaLa mayoría de los directores privilegian el cine comercial. El dinero, las ganancias, cobran cada vez más importancia. Los filmes suelen incluir violencia, sexo, romance… o historias fantásticas, con escenarios inusitados y efectos impensables años atrás.

A veces, quienes están frente a la pantalla agradecen eso, y cualquier otra propuesta les resulta aburrida. Por eso emprender el camino contrario en la concepción de un audiovisual puede convertirse en sinónimo de atrevimiento. ¿Qué sería lo más conveniente? Pues obtener obras taquilleras, con alta calidad estética. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Mis fotos con Ernest Hemingway y Gabriel García Márquez

Mi escritor favorito.

Mi escritor favorito.

Ernest Hemingway se construyó un personaje para él mismo. Lo interpretó toda su vida hasta que los problemas de salud y el agotamiento del saco de las buenas historias lo fueron matando. Dicen que fue aquel disparo. Yo sé que no. Lee el resto de esta entrada

El hipnotismo

Por Yasel Toledo Garnache

Mujer provocativaLa miraba de forma persistente. No importaba si hablaba o permanecía en silencio frente a nosotros.

Mi hipnotismo se acrecentaba por algo indescriptible en su voz, por la manera de hilvanar las palabras o por su aparente indiferencia. Eso siempre me ha atrapado, quizá por el reto de acercarme, de descubrir qué se esconde en la gente así, siempre más interesante que el resto.

Todo aquello me resultaba seductor, y percibía que a los demás también. Ellos no hablaban y casi ni pestañeaban ante las historias de sexo en automóviles y parques que salían de los labios de ella, como revelaciones de atrevimientos personales, que recuerdo muy bien. Sólo abrían los ojos todo lo que podían y la miraban como a una fruta que deseaban comer. Lee el resto de esta entrada

La mujer del cementerio

Media Luna también es poblado de leyendas.

Media Luna también es poblado de leyendas.

Es muy probable que en todos los municipios se puedan encontrar leyendas de horror. Media Luna no es la excepción. Desde jinetes sin cabezas, brujas y vampiros, han adornado las más escalofriantes historias contadas por los “viejos” del pueblo; historias que se cuentan en los velorios, en las visitas nocturnas, en los parques o en las esquinas.

En ocasiones para amedrentar a los menores y utilizar las historias con el fin de amenazarlos, una especie de chantaje psicológico horrorizante, en otras oportunidades porque el que las cuenta adquiere cierta importancia ante los ojos del auditorio y eso le eleva la autoestima. El hecho es que se han inventado las cuatro historias de horror y estas corren en boca de todos, se enriquecen con el tiempo y culminan convirtiéndose en verdaderas leyendas. Lee el resto de esta entrada