Archivo del sitio

Tigre con alma cubana (III)

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Después de todo, creo que no me voy a ahorcar hoy.

GCI

Guillermo Cabrera Infante era cortante, no escondía sus verdaderos criterios sobre cada filme. Vargas Llosa expresó que el escritor cubano convirtió la crítica cinematográfica en un género literario gracias a su riqueza verbal y a su imaginación.

Sus textos sobre cine, más que apartarlos, debieran emplearse para la preparación de las nuevas generaciones. Los amantes del séptimo arte en la Cuba de hoy no cuentan con suficientes voces autorizadas que desde un medio de comunicación emitan luces y desaciertos de directores, guionistas y audiovisuales.  Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Tigre con alma cubana (II)

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Después de todo, creo que no me voy a ahorcar hoy.

GCI

máquina de escribirDigámoslo de un golpe: GCI es una de las figuras más representativas de la literatura nacional. Me atrevo a situarlo en escalones cercanos a los de Alejo Carpentier, con un incentivo adicional: su literatura refleja más el lenguaje y las peculiaridades de los cubanos. Él lo diría con su acostumbrado estilo: Mientras que Carpentier, por su propia voluntad, decidió hablar y aparentar ser muy extranjero en Cuba, yo me hice muy cubano en Cuba y en el extranjero[1]. Más de treinta años en el exilio no aplastaron el amor a su archipiélago. Lee el resto de esta entrada

Tigre con alma cubana

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Después de todo, creo que no me voy a ahorcar hoy.

GCI

 

periodismoLas discrepancias con el nuevo gobierno lo golpearon en el pecho. Abandonó al país. Su voz se alzó como puñal contra la revolución. Algunos lo consideran cubano por nacimiento, cinéfilo por vocación, y, podría afirmarse que anticastrista por amor al arte, o dicho de otra manera, por cuestiones (est) éticas”.[1]

Esas razones debieran resultar insuficientes para silenciarlo aquí. La calidad artística se aleja de cuestiones políticas. Más allá  de su “malaleche”, Guillermo Cabrera Infante (GCI) es uno de los mejores escritores y críticos de cine de la historia de Cuba. Merece reconocimiento. Sus textos no pueden continuar ocultos para la mayoría.

No soy “infanticista”, ni tampoco “infaticida”. Lo dejo claro desde el principio, aunque defenderé un criterio que quizá desagrade a muchos. Lee el resto de esta entrada