Archivo del sitio

Eduardo Heras León, el escritor, el maestro (+Fotos y video)

Eduardo Heras León (C), a quien se dedica la XXVIII Feria Internacional del Libro, recibe premio Pablo de la Torriente Brau/ Foto: Ariel Ley Royero.

Por Yasel Toledo Garnache

Eduardo Heras León, a quien se dedica la XXVIII Feria Internacional del Libro de La Habana, constituye uno de esos escritores imprescindibles en la literatura de la Revolución, no solo por su calidad narrativa, sino también por reflejar sucesos como el enfrentamiento a la invasión mercenaria por Playa Girón. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Felicidades a Heras León por el Premio Nacional de Literatura

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Eduardo Heras León

Los medios de comunicación lo anunciaron desde el viernes, 16 de enero: Eduardo Heras León, el profe, el consejero, el soñador, el principal impulsor del Centro Onelio Jorge Cardoso, el escritor con múltiples reconocimientos obtuvo el Premio Nacional de Literatura 2014.

El jurado, liderado por César López e integrado también por Luisa Campuzano, Guillermo Rodríguez Rivera, Roberto Méndez y Waldo Leyva, acordó, por mayoría, otorgarle el más importante lauro literario del país, como reconocimiento a su trayectoria como literato, pedagogo y aportes a la cultura.

Imagino la alegría de Ivonne, su esposa, de los amigos y esa gran familia que es el Onelio, las felicitaciones de Raúl Aguiar, Sergio Cevedo, Francisco López Sacha… El sonido del teléfono debe ser permanente, el entusiasmo en el acogedor apartamento donde vive entre libros, deseos de superación personales y para los más jóvenes, y sueños, muchos sueños. Lee el resto de esta entrada

Eduardo Heras León: “Somos una generación frustrada”

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Eduardo Heras 1Eduardo Heras León fue una de las víctimas del Quinquenio Gris –para algunos negro y más de un quinquenio-. La crítica Otra mención a Los pasos, de Roberto Díaz en el Caimán Barbudo, desató tempestades en contra del joven intelectual, que había obtenido el Premio David, por La guerra tuvo seis nombres,  y Mención en el Casa de las Américas.

Algunos hicieron cuestionamientos ideológicos, bastante ridículos. Heras fue expulsado del Consejo de Redacción del referido medio y de la escuela de Periodismo, donde cursaba el cuarto año. Pocos se mantuvieron a su lado, entre ellos Silvio Rodríguez y Senel Paz. La mayoría pareció temerle a posibles represalias.

Según él, la Universidad se convirtió en un infierno. El presidente de la FEU y, a la vez, Primer Secretario de la UJC, lo expulsó de la organización juvenil, aunque ni había leído el libro “maldito”. Lee el resto de esta entrada

Eduardo Heras León y el Quinquenio gris: De la política cultural y otros demonios

Por Eduardo Heras León

Foto: Yasel Toledo Garnache

Foto: Yasel Toledo Garnache

Un ómnibus de la ruta 195 se detiene en la parada del Parque Central, y un hombre baja con paso apresurado, cruza el parque, y casi corriendo, penetra en los portales del Teatro Payret, respira profundamente y, más sosegado, echa a andar por la anchísima acera del Prado. Viste un jeans gastado y descolorido por el uso, camisa de caqui gris, zapatos bajos de obrero. Suda. Las manos, desde hace algún tiempo encallecidas, sostienen una jabita de nylon con un pulóver y un par de medias sucios, un pañuelo manchado y una toalla maloliente y húmeda.

El hombre, ahora, ha comenzado a caminar más lentamente. No puede dejar de mirar la inmensa mole de piedra del Capitolio y, más allá, los frondosos árboles del Parque de la Fraternidad. Entonces, enciende un cigarro y continúa su camino en dirección a la calle Monte. Debe cruzarla, llegar hasta Zulueta, y luego, avanzar hasta Gloria para incorporarse a la cola de la ruta 141. Vive en San José de las Lajas y, con un poco de suerte, el ómnibus pasa cada hora. Lee el resto de esta entrada

Amigos en #La Habana: Tumbos entre libros y anhelos

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Amigos del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso volvimos a desandar las calles de La Habana. Nos adentramos en la inmensidad del reencuentro, de la amistad. Éramos veinte soñadores, veinte aspirantes a escritores. Íbamos de diez provincias del país, con cientos de anhelos. Unos del campo, otros de lugares urbanos. La magnitud de esa posibilidad era enorme. -La literatura une. El deseo de honrarla, de construirla también desde lo personal, es lo más importante. “Y el talento, el talento”, repetía Eduardo Heras León, “por eso los escogimos”-. Lee el resto de esta entrada