Archivo del sitio

Testimonio de una inmigrante digital o la materialización de un sueño

Marisela Presa, periodista de Granma.

Marisela Presa, periodista de Granma.

Del periodismo de ayer a hoy. Del desconocimiento a la Internet
Primer Festival de la Prensa en Granma
Por Marisela Presa (27 de noviembre de 2014)
  ***********
En la década de los ‘80, llegaron hasta Granma  especialistas cubanos de la comunicación, para hablarnos de Internet.

La Red de redes era un misterio. Algunos de los presentes aquí, fuimos convocados.
Cuba se preparaba para la informatización de la sociedad, y jamás habíamos visto una computadora.

Nos hicieron la historia del nacimiento de Internet, que ya volaba por el entorno de la tierra. Nos atemorizaron con su potencia, nos hablaron de espionaje y de estrategias de guerra, pero ingenuos y desconocedores, aquello casi nos parecía cosa de otro mundo. Lee el resto de esta entrada

Para amantes de lo digital

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Hoy por primera vez en varios meses pude acceder a Internet durante algo más de una hora. Copié y luego leí posts que me resultan interesantes. Desentrañan peculiaridades de la tecnología y los cambios que provocan en el ejercicio periodístico y la sociedad de forma general.

Algunos se alejan de la realidad cubana, pero brindan luces sobre lo que sucede en el mundo, a lo cual no podemos permanecer ajenos porque algún día –no tan distante- eso también llegará aquí. La formación de nuestros periodistas inevitablemente tiene que incluir el dominio de la tecnología y el conocimiento de fenómenos a los que la prensa no puede escapar en ninguna parte del planeta. De lo contrario, qué sentido tendría hablar de elevación de la profesionalidad. El siglo XXI es también el de la selva digital. Los más preparados serán las presas más difíciles. Lee el resto de esta entrada

Romance digital

La conocí una tarde de septiembre. La miré con asombro, y anhelos de encuentros permanentes. Así comenzó el romance. Casi nunca tenemos privacidad, empero todo va bien. Sé que otros hombres y hasta mujeres disfrutan de ella. Eso no me molesta.

Lo que me incómoda es la lejanía. La veo pocas veces. Y todavía no usa su mejor vestido para impresionarme. No se preocupa por maquillajes ni perfumes caros. Otros disfrutan esos encantos. Yo la persigo, y no consigo casi nada. Sólo una conexión de sexta, que intenta asesinar nuestra relación. Lee el resto de esta entrada