Archivo del sitio

Debilidad de mortales

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Reflejo, de Darwin AlbertiA veces, el reencuentro implica reflexión, comparaciones indeseadas, dañinas, fuentes de duda. A veces, uno odia al reencuentro, lo culpa, lo oscurece, intenta apuñalearlo, borrar sus imágenes, pero no puede, no muere, quizá porque las gotas de sangre se adhieren con sutileza para recordar que somos mortales, débiles, incapaces de olvidar lo más dañino, lo que retumba en la cabeza hasta impedir el sueño, la tranquilidad. Lee el resto de esta entrada

Confesión

Confesión de un desamorSiento como si algo me fuera matando por dentro, poco a poco. Es como si me fuera ahogando en mi propia pena. Pensar en ti era mi escudo contra la soledad, sobre todo durante tardes y noches. Ahora entiendo mejor por qué la gente hace locuras. A veces, es cuestión de un impulso. Y uno hasta sabe que sería demasiada debilidad, pero la tristeza, el sufrir el desamor de quien uno más anhela, es peor, irremediablemente peor. Dicen que el destino se lo hace uno mismo. En ocasiones, depende de dos.