Archivo del sitio

Otra maldita circunstancia- Análisis de cuento de Yasel Toledo

Por Elaine Vilar Madruga

Es el trabalenguas de la posibilidad, el infinito de sus referencias. El autor propone vislumbrar un nuevo mundo desde la hendija protectora del relato y, de paso, afirma que no es tan protectora la hendija ni tan nuevo el universo que se avista: este colisiona con nuestras vivencias, es el espacio público vecino que inunda nuestros cuerpos privados (el espacio que, quiérase o no, también nos contamina). La realidad inunda la ficción —frase lugar común que bien se ajusta a las costuras de este relato— hasta el punto en que el lector se suma, también, al juego de las posibilidades que los números ofrecen y al reto —en esto se concentra toda la dinámica del cuento— de ganar o ser derrotado: he aquí la cuestión.

Pero la ganancia es siempre pírrica y la charada siempre cíclica; por eso, los habitantes de este relato habitan un círculo eterno, una rueda que da vueltas y vueltas sobre un mismo eje: la apuesta. Los personajes se concentran en dar lo mejor de sí mismos en un ambiente constreñido, en un ambiente donde todo el equilibrio —el éthos— consiste  en obedecer los códigos no escritos del honor, los códigos que determinan quién es un hombre y quién no. Las relaciones de estos personajes se mueven en una cuerda floja que cuida muy bien de balancearse sin perder el margen de las referencias. Entiéndase que esta es una cuerda floja elástica —se mueve de un lado al otro del espectro de las dudas y ambiciones que los personajes poseen— pero, eso sí, es preciso que nunca se crucen los límites, es preciso que se mantenga el sistema particular de valores de la manada humana que construye los ejes de este universo. Lee el resto de esta entrada

Del archivo: El cuento y su escritor

Imagen tomada de Caricaturas.com

Por Yasel Toledo Garnache

El escritor leía su cuento delante del auditorio. Parecía que también sentía el miedo del personaje, el dolor en el pecho…

Su voz se tornaba más débil y se iba apagando poco a poco, como la vida del hombre de la historia que contaba. Las personas frente a él parecían nerviosas. Lee el resto de esta entrada

Gana escritor de Granma concurso literario en Uruguay

Yasel-Toledo-GarnacheEl joven escritor Yasel Toledo Garnache, de la provincia cubana de Granma, obtuvo el tercer premio con el relato La maestra, en la novena edición del concurso literario de cuento y poesía El leer no ocupa lugar, de Uruguay. Lee el resto de esta entrada

La eterna búsqueda

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Máquina de escribirHoy, las ideas no fluyen. Esa leve metafísica, a la que casi siempre aspiro, huye. Y apenas puedo dar pasos en su búsqueda. Quizá nunca la tuve. Tal vez, fue espejismo, autoengaño. Hoy, no me siento bien. Miro la página, leo los párrafos, y bajo la cabeza. Lo borro todo y empiezo otra vez. Este cuento se me resiste.  Sé que Lee el resto de esta entrada

La originalidad

Por Yasel Toledo Garnache

Yase Toledo Garnache¿Como soy original? ¿Cómo escribo un comentario totalmente diferente al resto en la historia del periodismo? Uno que lo deje a usted boquiabierto, y pensando “jamás leí algo como esto”. Y si me decido por un cuento, ¿podré renovar formas y contenidos?

¿Cuánta gente ha concebido lo mismo o con similitudes? ¿Cómo describo los labios de aquella mujer? ¿Con qué palabras? ¿En qué tono? Las descripciones de labios están agotadas, siempre habrá de realismo sucio, de naturalismo, de poética o de lo que sea en el interior de una expresión relacionada con eso, siempre habrá de otros autores. Lee el resto de esta entrada

El cuento y su escritor

Por Yasel Toledo Garnache

Escritor, librosEl escritor leía su cuento delante del auditorio. Parecía que también sentía el miedo del personaje, el dolor en el pecho… Su voz se tornaba más débil y se iba apagando poco a poco, como la vida del hombre de la historia que contaba. Las personas frente a él parecían nerviosas. Algunas hasta se pasaron una mano por las mejillas para secarse las lágrimas. El escritor las miraba de reojo. Y seguía aguantándose con mucha dificultad del borde de la mesa hasta que Lee el resto de esta entrada

El drama de una lectura

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

escritorEl escritor leía su cuento delante del auditorio. Parecía que también sentía el miedo del personaje, el dolor en el pecho… Su voz se tornaba más débil y se iba apagando poco a poco, como la vida del hombre de la historia que contaba. Las personas frente a él parecían nerviosas. Algunas hasta se pasaron una mano por las mejillas para secarse las lágrimas. El escritor las miraba de reojo. Y seguía aguantándose con mucha dificultad del borde de la mesa hasta que pronunció la última línea. El escritor cayó sobre el piso. No se movía. Lee el resto de esta entrada