Archivo del sitio

Confesión

Confesión de un desamorSiento como si algo me fuera matando por dentro, poco a poco. Es como si me fuera ahogando en mi propia pena. Pensar en ti era mi escudo contra la soledad, sobre todo durante tardes y noches. Ahora entiendo mejor por qué la gente hace locuras. A veces, es cuestión de un impulso. Y uno hasta sabe que sería demasiada debilidad, pero la tristeza, el sufrir el desamor de quien uno más anhela, es peor, irremediablemente peor. Dicen que el destino se lo hace uno mismo. En ocasiones, depende de dos.

Anuncios

Confesión

Amigos, hoy siento que me desborono, mis pedazos de carne caen como bolitas de pan ensangrentadas. Ruedan por el piso, con una inclinación hacia abajo, siempre hacia abajo, rebotan en la pared y retornan en forma de decepción, de sueños aplastados. Vienen con lentitud, como si no fuesen a llegar nunca, como si el impulso pudiera ser vencido por la inclinación, ahora hacia arriba. Yo las veo, sigo sus movimientos. Cierro los ojos. Vuelven a estar ahí.

La tristeza, la nostalgia, el dolor… golpean mis entrañas de muchacho valiente. Lo pensé muchísimo, quizá demasiado, aun así sigo dudando, sufriendo. No tengo escudos, soy siempre yo. Lee el resto de esta entrada