Archivo del sitio

Francisco Vicente Aguilera, el patriota que pudo ser Conde

Francisco Vicente AguileraPor Yasel Toledo Garnache

Las imágenes lo revelan delgado, con la tristeza reflejada en su rostro y una larga barba de mambí, como lucía en su última etapa, pero aquella persona, golpeada por los años y el dolor, fue en verdad un soñador, uno de los hombres más ricos del Oriente de Cuba y patriota excepcional.

Poco hablamos de Francisco Vicente Aguilera y Tamayo, el niño nacido en cuna de oro en Bayamo, el adolescente huérfano de padre, el joven gallardo que despertaba elogios en las mujeres, el poderoso hacendado que pudo recibir el título de Conde y dejó las comodidades para irse a la manigua con negros y otros humildes en busca del anhelo de un mejor país. Lee el resto de esta entrada

Un Conde en pueblo pequeño (II)

 Por YASEL TOLEDO GARNACHE 
Conde ama a la literatura, al cigarro y al café. La mezcla no es extraña

Conde ama a la literatura, al cigarro y al café. La mezcla no es extraña

Lo veía desandar por las callejuelas empolvadas de Media Luna. Su quijotesca figura pasaba desapercibida. Parecía un caballero sin armadura que luchaba contra problemas cotidianos. Pocas veces lo vi sonreír, y eso me llamaba la atención.

Durante aquellos años adolescentes, poemas de un escritor local me cautivaban en los atardeceres. Hablaban del poblado con centro en su gente, de amores, tristezas, nostalgias, desencuentros. Su autor: Andrés Conde Vázquez, el mismo señor de las andanzas diurnas. Yo no lo sabía. Alguien me lo presentó, y nació la amistad. Ahora sé de su ruidosa sonrisa, amor por el cigarro, el café y los vecinos, de su preocupación por la superación personal y de los amigos. Lee el resto de esta entrada