Archivo del sitio

Madres: Luces de la vida

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Regalo para mujerMayo es postales, amor y ternura para las madres. El segundo domingo de ese mes se alegran los corazones y existe un ambiente inusitado en hogares, calles y  avenidas

Encuentros familiares, flores, besos… cultivan la felicidad de nuestras progenitoras. Algunos lamentamos no poder obsequiarles la luna  y las estrellas; sin embargo le decimos te quiero, y sonríen con la satisfacción de quien recibe el mejor premio. Lee el resto de esta entrada

Frente al ordenador

Por YASEL TOLEDO GARNACHE
Computadora y mujerBelkys me respondió por la segunda dirección que te mandé, besitos ricos. dónde estás, ya ella también me respondió, dice que me va a ayudar en lo de la tesis, eso ahora no me interesa. ¿me cojo esos besitos de verdad? ¿estás sola ahí? estoy en el laboratorio de computación, póntelos en donde más te mortifiquen, sé que darías unos cuantos pesos por unos besitos míos jajaja. pesos no, daría lo que fuera, sabes que estoy loco por ti, lo sabes y si no imagínalo hasta la exageración. Lee el resto de esta entrada

El duende de mis sueños

Por ERNESTO HERRERA PELEGRINO, colega de la Universidad
Amor, CubaDesde pequeño buscaba tomar de la mano a la niña que mejor bailaba en el Círculo Infantil e inventaba cualquier excusa para estar cerca de ella. Luego, con la pañoleta azul alrededor de mi cuello, compartía mi merienda con cada compañerita nueva que llegaba al aula y que a mis ojos era bonita, por supuesto. Después me enamoré de una periodista de la televisión y era el primero en tomar asiento a la hora del noticiero. Lee el resto de esta entrada

Amor a lo vertical o al mulo le gusta el palo

Por Lic. YUSMEL PÉREZ , profe de la Universidad de Holguín

Soy de los que creen que lo cubano se transmite genéticamente y que lo cultural debe ser un gen constante en el ADN insular. La gesticulación al hablar, el gusto por el chicharrón y los tamales, lo mío primero, nuestra sandunga en el baile –aunque conozco a más de tres o cuatro con dos pies izquierdos-, las frases del dominó a la cubana, el piropo, creernos músicos, poetas y locos… Una interminable lista que no puede concluir sin el amor a lo vertical, o lo que es lo mismo: “viene de arriba”, “lo manda el yeti” y todos los sinónimos que se emplean en el argot popular. Lee el resto de esta entrada

Alguien dijo una vez

amor

Deberíamos ser eternos románticos.

Para quererte hay que entenderte y para amar tu soledad, hay que sentir tu compañía. Para sentirte, amor, hay que estar clara, hay que vivir la intensidad de un corto beso cada día. Para quererme hay que entenderme, y para amar mi libertad hay que encerrarse en mi prisión. Para decirme
amor hay que estar claro, se necesita mucho más que una caricia en el rincón. Lee el resto de esta entrada

Un Conde en pueblo pequeño (I)

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Quienes me conocen saben de mi amor a Media Luna, poblado con el encanto de la quietud y los amigos, con la unión de las brisas del mar y el aire de las lomas, sitio de tradición y algo de contemporaneidad.

Quienes me conocen saben de mi admiración a Andrés Conde, indiscutible decano de los poetas en aquel lugar, hombre de hablar pausado, amante del café y los cigarros. Su andar quijotesco convierte cada segundo de su vida en murmullo melodioso de quietud, con ecos en estrofas inevitables. Aquí les brindo la primera parte de uno de sus poemas. Lee el resto de esta entrada

Dibujo de amor

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Así como dibujo las palabras en las páginas, quiero
dibujar mi amor en tu corazón.

Al revés

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

A Ricardo no le gusta el orden lógico. Prefiere hacer el
amor, luego abrir la caja de preservativos y más tarde
comprarla. Penetra la vagina, y sólo después Lee el resto de esta entrada

Esencias

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Cualquier día puede ser 14 de febrero. No importa si es verano o invierno, otoño o primavera. Lo significativo es disfrutar el momento, y entregarse sin miedo.

Las relaciones amorosas deben ser carreras de resistencia, y no de impulsos, aunque a veces las locuras brindan matices especiales. Atrevimientos, versos propios o prestados, guiños de ojos, besos inesperados… pueden cautivar en playas, piscinas, campismos, noches de fiesta o en parques. Esos edenes, con bancos y árboles, son escenarios ideales para improvisar piropos y arriesgarse con ternura, lugares públicamente privados que esconden caricias adolescentes y juramentos de pasión. Lee el resto de esta entrada

Jamás estaré contra la poesía, ni el amor

Por Yasel Toledo Garnache

Confieso que en los últimos meses me he acercado más a Bécquer, y a otros no tan románticos. Quise utilizar a los libros como escudo contra la nostalgia. Eso no funciona. Todo lo contrario, incrementa la añoranza, y agolpa los recuerdos en mi mente. Quise huir de los versos depurados, y me encontré con Marta Rojas y su novela “Inglesa por un año”. Toda obra tiene algo de romance, aunque sea narrativa.

“Sería más razonable de mi parte no meterme en temas drásticos, pues me encuentro en desventaja. Soy un forastero en cuestiones de AMOR, carezco de autoridad y mi experiencia en ese tema es como la de un niño de pocos años que apenas sabe hablar. No puedo hacer frases potentes, ni ágiles, ni distinguidas, ni finas, pero ¿quién sabe si esta dieta obligatoria resulte buena para la salud?” Lee el resto de esta entrada

Mi alma

Por Yasel Toledo Garnache

Hablaré de amor, porque siento que el corazón me revienta, y la mente se ahoga en pensamientos tristes. Melancolía, malditos errores y lejanía… maldito miedo a esa extraña mezcla de nerviosismo y felicidad.

Siempre creí que el romanticismo de Bécquer y otros poetas era fantasía, frases líricas en tinta y papel. ¡Cuánto me equivoqué!

Ahora sufro, me aconsejo e intento resignarme, empero no puedo. Un vendaval de sentimientos, pasiones y recuerdos me asaltan y desvelan noche y día, me recuerdan que soy humano, y que quizá Cupido sí existe, pero es malvado. Lee el resto de esta entrada