Archivo del sitio

Béisbol en Cuba: Víctor Mesa y Alfonso Urquiola, ¿diablos o dioses?

Por Yasel Toledo Garnache

Víctor Mesa y Alfonso Urquiola¿Dios o diablo? ¿Agua o veneno? Así de extremistas son las referencias a Víctor Mesa en toda Cuba. “Los matanceros me caen bien, pero ojalá perdieran nada más por traer a ese payaso de director”, “¡¿Qué se va de Matanzas?! Ojalá que no sea para acá”, dicen algunos mientras que otros casi van a la iglesia para que el 32 se traslade a sus provincias, posibilidad de ubicarse en la parte superior del iceberg en Series Nacionales.

¿De Urquiola? Ahora lo llaman el “Mago”, el “Superhombre” –aunque nada tiene que ver con Zaratustra o cualquier teoría de Nietzsche-, el superdirector. Ironías. Vueltas de la vida. Los mismos que lo alzan en brazos arrojaban improperios contra él hace algunas temporadas. Aquello de excluir a los pinareños del equipo nacional causó dolor en esa parte del archipiélago y un poco más allá. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Béisbol en Cuba: El oráculo de los refuerzos a prueba

Por Yasel Toledo Garnache

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las emociones dentro del estadio no se vivirán hasta hoy a las 7:15pm en Holguín, empero fuera existe un hervidero de pasiones. Fanáticos no se conforman con debatir sobre los refuerzos de Los Cachoros, van más allá.

Hablan de la puntería de Alfonso Urquiola, del siempre controvertido Víctor Mesa, de la suerte de Valdespino –director de Artemisa-, de si Larduet se volvió loco por pedir a un bateador, Alfredo Despaigne, antes que a un lanzador, de si Yander Guevara y, en especial, Soto no eran sus mejores opciones. Ironías del destino: los santiagueros no quisieron a Despaigne en categorías inferiores porque “ese muchacho no tiene físico”. El oráculo les falló, ahora es su primera adquisición, su gema para fortalecer al equipo. ¿Qué pensará el hijo adoptivo de Granma?

Les propongo que nos adentremos en la selección holguinera, porque estoy aquí y resulta imposible evadir el tema en pasillos, aulas y dormitorios de la Universidad, resulta difícil evitarlo en avenidas, parques, esquinas, transporte público y hasta en literas de la beca con dos cuerpos sudorosos. Ah no, disculpen. Ahí no se habla de pelota, aunque se practica deporte. Lee el resto de esta entrada