Serie Madame C. J. Walker, entre ficción y realidades (+ Fotos, video y tuit)

La Madame C.J Walker real (Izquierda) y la de la serie. (Fotos Tomadas de Pinterest)

Por Yasel Toledo Garnache

La serie Madame C. J. Walker: Una mujer hecha a sí misma, basada en hechos reales y transmitida los sábados por el canal Cubavisión, rápidamente ha ganado adeptos en el público cubano, por la fuerza de su historia y la buena construcción dramática.

Producida por Netflix, conjuga pizcas de humor con complejos temas de la época, que se mantienen en la actualidad a nivel mundial, como la discriminación racial, las diferencias sociales, el machismo y la homosexualidad, unidos a otros recursos frecuentes, como el amor, el ansia de poder y las traiciones.

Inspirada en Sarah Breedlove, mujer nacida en 1867 en una plantación de Luisiana e hija de esclavos emancipados, el audiovisual comienza con una Sara ya adulta y golpeada por disímiles problemas que incluso le provocaron la caída del cabello, como consecuencia del estrés. En la realidad, la protagonista, que se convirtió en la primera mujer negra millonaria en Estados Unidos, se quedó huérfana a los siete años de edad, se casó a los 14, fue madre a los 18 y se quedó sola con su hija a los 20, aunque tuvo otros matrimonios.

La Sara real en una foto de la época.

Lavaba ropa para personas pudientes en Saint-Louis, donde conoció a la fabricante de productos para el cuidado del cabello rizado Annie Turnbo Malone, a quien sirvió a cambio de productos para ella misma. Precisamente la relación con Turnbo Malone es uno de los ejes de la serie, motivo de superación, pero también reveladora de envidias y maldades.

Sara perfeccionó el producto para cabello en la cocina de su casa, y comenzó su carrera como empresaria hasta convertirse en la poderosa Madam C. J. Walker, con salones en todo el país, fábrica y miles de trabajadores, especialmente mujeres negras.

Su historia de vida ya parecía de ficción. La Madame fue en verdad una mujer tremenda, reflejado con luces en el dramatizado, en el cual se muestra con un carácter fuerte y una determinación de leyenda, sin obviar la suavidad y preocupación por la comunidad afrodescendiente en general. Resalta la confianza en ella misma, a pesar de los golpes desde pequeña, la capacidad para superar obstáculos y la inteligencia empresarial para hacer crecer el negocio en medio de una sociedad hostil, particularmente para las féminas de su color.

Cuando lo normal, hubiese sido aceptar los sinsabores, la dureza de la realidad o los primeros resultados en el negocio, esta mujer enarbola la ambición, el querer más, el propósito de expandirse a todo el país, incluso a todo el mundo, pero con una proyección que no afecta su imagen como personaje que sigue pensando en ayudar a los demás, con ideas muy propias, sin importar el dictado de los hombres.

Imagen de la serie Madame C.J Walker

En cuanto a la forma narrativa, la serie no posee grandes giros, ni lo necesita, pues su mayor encanto está en la propia historia, en la voluntad, la mente y el carácter de una persona que nunca se deja vencer, que recibe los puñetazos de la vida, los asimila y sale más fuerte.El buen trabajo actoral es otro elemento positivo, especialmente en el papel de Sara, interpretado por la actriz Octavia Spencer, ganadora de un Óscar y de otros reconocimientos.

Temas como el machismo son bien tratados no solamente en su relación con la sociedad, sino con el esposo Walker, para quien era muy difícil aceptar que la mujer tuviera mayor protagonismo. Para ella era también complejo asimilar que la hija no sintiera atracción hacia los hombres, ni pudiera darle un heredero.

Madame C.J Walker y su hija

La serie no refleja su muerte, ocurrida el 25 de mayo de 1919, a los 51 años como consecuencia de un ataque al corazón. Queda palpitando la imagen de un imperio construido con el talento y la determinación femenina. Son apenas cuatro capítulos que pudieran ser muchos más, pero dejan el sabor agradable de conocer más a un ser que sigue caminando en la sociedad estadounidense y gran parte del mundo, en las millones de mujeres y negros que son maltratados, discriminados y apartados.

Su nombre, su marca, los salones de belleza, que todavía permanecen inspirados en ella, también son símbolos de eso.

Madame C.J. Walker… es indudablemente una buena serie, fuente de distracción, conocimientos y reflexiones que debieran hacernos mejores como seres humanos.

También puede leer 10 lecciones de emprendimiento que puedes encontrar en la serie Madame C.J. Walker

Actriz Octavia Spencer en la serie Madame J.C. Walker

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Vicepresidente nacional de la Asociación Hermanos Saíz. Fue subdirector editorial de la Agencia Cubana de Noticias. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. En twitter: @yaseltoledo10. En Instagram: YaselToledoGarnache. En Youtube: Mira Joven (Cuba). E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 7 de marzo de 2021 en Reseña y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: