La bandera, las patrañas y el coronavirus (+Tuit)

La bandera representa una historia, un pueblo, a la nación cubana.

Por Yasel Toledo Garnache

Cuba vive momentos complejos, difíciles, como gran parte del mundo. El COVID-19 apaga miles de corazones en el planeta. Se paralizan países, y muchas personas sienten pánico ante las muertes cercanas y la posibilidad de perder sus vidas.

Al menos los jóvenes de hoy nunca habíamos visto una pandemia de tal magnitud. Y asusta, claro que asusta un poco. Hay que mantener la calma, pero con plena conciencia del riesgo, y la necesidad de cumplir las medidas preventivas.

En medio de todo continúan las provocaciones, campañas mediáticas y acciones en contra de Cuba y sus esencias. Cada decisión de nuestro gobierno parece mirada con una lupa que solo tergiversa y pretende crear desconfianza y malestar colectivo.

Resulta casi increíble que incluso la ayuda a las personas a bordo del crucero británico MS Braemar, con cinco casos confirmados del nuevo coronavirus, haya sido blanco de críticas. Eso solo confirma la calaña de quienes están como enfermos, pero del alma y la mente de tanto odio contra esta nación de bondad, fuerza y retos.

Ahora circula la noticia de una subasta de la bandera cubana, la misma utilizada en un “performance” humillante que intentó sustentarse en ella como segunda piel durante 24 horas por un mes. No incluimos fotos de esos actos, porque en verdad resulta denigrante. Quienes respetamos y amamos verdaderamente la bandera con lo que ella significa la llevamos en el corazón, en lo más profundo de nuestras entrañas y en el orgullo de seres humanos conocedores de su historia.

En la guerra simbólica actual ya no solo se disparan balas enmascaradas, alejadas de ruidos y grandes explosiones, con la pretensión de socavar cimientos ideológicos, penetrar en las sensibilidades y circular como veneno en las mareas de los pueblos. Ahora también quieren escándalo, bulla, personajes de supuestas víctimas…, por eso la dimensión de las provocaciones. Detrás de estos hechos hay dólares, una campaña mediática y mucha “malaleche”.

En esta ocasión, se mezcla con la pretensión de entregar el dinero resultante de la subasta a la lucha contra el COVID-19. Lo hace la misma persona que repite con demasiada frecuencia las expresiones “régimen”, “dictadura totalitaria” y “muerte asegurada en Cuba por contagio o por hambre”, la misma con varios sucesos de desorden público, irrespeto a los demás y a leyes, como la de Símbolos…, la misma que solo desea crear caos. ¿Por qué la misma bandera que ha ultrajado en un acto que humilla a quienes la enarbolaron en el pasado y a quienes tanto la amamos en el presente?

La bandera es mucho más que un dibujo o pedazo de tela. Representa una historia, a un pueblo, a una nación, forma parte de sus esencias, de su alma más pura. Su irrespeto no es algo que merezca pasar inadvertido, sin ser objeto de atención por la ciudadanía en general, pues los hechos en sí adquieren también una dimensión simbólica. Aquí se derramó mucha sangre por ella y se luchó hasta con machetes y púas, con un coraje sin límites.

Lo más favorable sería que todos tengamos plena conciencia de eso, y sintamos esa sensación indescriptible de amor y orgullo al verla ondear, pero también el dolor si alguien intenta humillarla. Lamentablemente, algunos no se comportan con sinceridad, pues son manejados como marionetas al ritmo de las monedas y los billetes.

Fidel siempre tuvo mucha claridad sobre la importancia de los símbolos, las tradiciones y el orgullo colectivo de ser cubanos, como motores para vencer cualquier obstáculo y no dejarse engañar. Tenía plena conciencia de que la única forma de construir una obra verdaderamente perdurable era favorecer la conformación de una identidad popular cada vez más sólida y defensora de la propia Revolución y sus conquistas, como corazón fuerte de un proyecto que aspira a la superación continua.

Nuestra bandera, la de la manigua y las guerras, los sacrificios y las muertes, los sueños y las conquistas, no debiera ser jamás ultrajada. El amor a los símbolos nacionales, la conciencia del pasado y presente, la unidad, la alegría colectiva, los avances y la cubanía, entendida como mezcla de sensaciones, orgullo y resistencia, deben constituir escudos esenciales siempre.

El enfrentamiento al COVID-19 merece la atención sincera de todos, desde la responsabilidad, la solidaridad y el amor como nos pide el gobierno cubano, pues está en riesgo la vida, lo más preciado. Basta de calumnias y patrañas. Cuba necesita el esfuerzo sincero y noble de todos sus hijos.

 

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Vicepresidente nacional de la Asociación Hermanos Saíz. Fue subdirector editorial de la Agencia Cubana de Noticias. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. En twitter: @yaseltoledo10. En Instagram: YaselToledoGarnache. En Youtube: Mira Joven (Cuba). E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 22 de marzo de 2020 en Comentarios y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Hermano excelente trabajo!!!así como tu pensamos y la defendemos millones de jóvenes!!!

  2. No esperaba menos de tí, eres un artista, todo un comunicador y sobre todo amas esta Patria nuestra, felicitaciones amigo mio

  3. Muy acertado tu artículo amigo.Los jóvenes cubanos debemos cerrarle fila e estos títeres del enemigo que no le importa la salud de los cubanos ni nuestros símbolos. “Y sus huellas en otras regiones son letreros de luz en la nieve.Mi bandera es aquella que no ha sido jamás mercenaria, en la cual resplandece una estrella con más luz cuanto más solitaria”

  4. Amigo. Yo amo mi bandera tanto como tu. Pero no es hora se nacionalismos baratos. No se subasta una bandera se subasta un objeto convertido en arte mediante un significante. El arte es siempre subversivo o no lo es. Los nacionalismos (te lo digo porque lo estudio) no son nada buenos.

    • Mi hermano, tú eres graduado de historia y eras excelente alumno. En este caso no se trata solo de una subasta. Es la continuidad de algo más. Por favor, informate más de quien es la persona que lo quiere hacer, cuál es su historia real y tampoco es difícil saber sus pretensiones. Abrazo, salud y éxitos.

  5. Estoy con ustedes y me sumó con los versos de Bonifacio “si desecha en menudo pedazo llega hacer mi bandera algún día, nuestro muerto alzando los brazos las sabrán defender todavía”, somos más los que las defenderemos en cada batalla para luchar contra el covi19, con los médicos, en la lucha por llevar la luz de la enseñanza a los pueblos del mundo con el método yo di puedo, en el deporte cuando mujeres como las tricampeonas olímpica del voleibol las morena del caribe, los luchadores con el tricampeon olímpico el gigante de de herradura Mijaíl López, los tres veces campeones olímpico de Teófilo y Savon, además de los peloteros, las tantas medallas de olímpicas que en Barcelona con 14 o algo más de medallas de oro nos ubicaron a esta pequeña isla de extensión geografía pero gigante de corazón nos ubicamos en el quinto lugar olímpico, viva cuba y mi bandera Co…

  6. No podemos permitir nunca ofensas como esas a nuestros simbolos. Saludos

  1. Pingback: Un circo contra Cuba y la bulla desde el exterior (Video y tuit) | Mira Joven (Cuba)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: