Eliminar la corrupción, una batalla de todos

Por Yasel Toledo Garnache

En ocasiones hablamos de ella, como si no tuviéramos ninguna responsabilidad en su eliminación, como si erradicarla correspondiera únicamente a otros, pero ese ser, con bigote o falda, con rostro indefinible, está en varios centros laborales y el barrio. A veces, convive con nosotros y hasta nos salpica.

Nadie debiera quedarse inmóvil ante sus manifestaciones ni conformarse con comentarle algo al amigo o al familiar. Tampoco basta con asentir o negar con la cabeza.

Eliminar la corrupción jamás dependerá solamente de verbos y bromas en los hogares, en el parque o la esquina. Es preciso que todos ayudemos verdaderamente en esa batalla difícil y enrevesada, como pide actualmente el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel, empeñado en seguir construyendo una Cuba siempre mejor.

¿Cuáles son las causas de ese mal (la corrupción)? ¿Por qué algunos lo abrazan y se comportan de manera inadecuada, a pesar de conocer plenamente lo establecido o lo éticamente correcto?

¿Acaso “el virus” se transmite por ósmosis, es por algo diferente en el aire?, ¿Se puede eliminar totalmente?, ¿Cuánto puede aportar cada uno en ese combate?

Por desgracia, no se trata de casos aislados, pocas manzanas podridas o agujas en pajares. No. A lo largo de la historia de la humanidad resulta casi imposible establecer un ranking de los ejemplos más ilustrativos, pues son demasiados y en casi todos los aspectos, incluidos el económico, la política, el deporte, competencias y concursos de cualquier tipo…

Los sobornos, el fraude, robo, tráfico de influencias… nacieron hace mucho, tanto que es demasiado riesgoso identificar su origen.

Según documentos, en el Antiguo Egipto ya pululaban, y existieron casos, como el llamado Tebasgate, cuando Peser, funcionario de Tebas en tiempos del faraón Ramsés IX, estuvo relacionado con una banda para saquear tumbas, en el año 1100 antes de Cristo (a.C). Para colmo, el caso se cerró sin condenas.

En el Decreto de Horambre, de 1300 a.C, ya se incluían normas contra esas prácticas, pues establecía el “castigo con implacable rigor a los funcionarios que, abusando de su poder, robaran cosechas o ganado a los campesinos bajo el pretexto de cobrar impuestos. El castigo consistía en 100 bastonazos, pero si el involucrado era un juez la pena se convertía en muerte”.

Ni ilustres figuras de la Grecia Clásica evitaron totalmente ese “virus”, incluido Fidias, famoso arquitecto que construyó el Partenón, a quien sus simultáneos echaron en cara quedarse con parte de los fondos destinados a las obras. El orador Demóstenes fue acusado de chantajear a jóvenes adinerados y quedarse con el dinero depositado en un tribunal como prueba de algunos delitos.

En diversos países, algunos individuos escalan muy rápido a golpe de millones, concesiones, promesas y mentiras, con el único propósito de seguir inflando sus bolsillos. Cuando uno revisa, algunos de los grandes casos en naciones como España, Argentina, Chile, Estados Unidos… pudiera experimentar la sensación de ver películas de ficción.

Entre las causas, se encuentra el deseo de alcanzar riquezas o avanzar en otros ámbitos como el profesional, la política…, y todo suele abarcar deformaciones éticas.

Aunque nos duela, Cuba, construida sobre los mejores valores y conciencia de la importancia de la dignidad, la solidaridad y todas las esencias, no escapa totalmente de esa especie de veneno silencioso, que en ocasiones se esconde en sonrisas o actitudes hasta extremistas, aunque lo sucedido aquí está muy distante de la realidad oscura de otros países.

Miguel Díaz-Canel lo ha denunciado en varias ocasiones. Él nos llama a pensar siempre en lo colectivo y actuar en bien de esa familia grande que es el pueblo cubano, lo cual entraña combatir y eliminar o reducir lo más posible cualquier manifestación de corrupción, insensibilidad o resignación ante lo incorrecto.

Esa batalla comienza en la educación de nuestros hijos en las casas y las escuelas, en el afianzamiento de la dignidad, el sentido de la responsabilidad colectiva y la decencia…, también en el control, la mano dura y aplicación de condenas fuertes a los culpables, en la preparación de los dirigentes y su conducta intachable como coordinadores de grupos y seres humanos que conozcan cada detalle de las diferentes labores e irradien ejemplaridad y respeto…

Es necesario que la estructura destinada a ese control y exigencia, que incluye el protagonismo de las diferentes organizaciones de base, funcionarios, inspectores, Contraloría General de la República, directivos, colectivos laborales…, funcione siempre bien, con plena conciencia de que el éxito nos beneficiará como nación y en lo particular como individuos, con múltiples sueños, cuya concreción dependen también de los avances del país.

Cada quien debe sentirse dueño de la empresa u otro centro, velar por su buena marcha y no ceder en el afán de erradicar esa especie de “lucha” contemporánea y “raspe”, sinónimos de robo, acaparamiento….

Aquí los buenos ejemplos son mucho mayores y debemos seguir avanzando. Resultan esenciales el esfuerzo, exigencia, sacrificio y conciencia de todos.

 

(Publicado originalmente en Juventud Rebelde)

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Vicepresidente nacional de la Asociación Hermanos Saíz. Fue subdirector editorial de la Agencia Cubana de Noticias. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. En twitter: @yaseltoledo10 E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 17 de enero de 2020 en Comentarios y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: