La política y algunos retos del presente (+Video)

Tomada del periódico 5 de Septiembre

Por Yasel Toledo Garnache

¿Cuáles son las mejores formas de hacer “trabajo político-ideológico” en la actualidad? ¿Qué son conceptualmente la política y la ideología? ¿Cuán factible resulta el empleo de esos términos en los tiempos de hoy? ¿Cuánto atraen o no a las personas, especialmente a los jóvenes?…

Estas preguntas y otras rebotan desde hace algún tiempo en mi mente, por eso me decido a teclear ideas al respecto, con el mayor propósito de motivar reflexiones.

No pretendo citar fragmentos de la obra del filósofo y científico griego Aristóteles, titulada así (La Política) y publicada en el siglo V Antes de Cristo, que contribuyó a que la palabra ganara en popularidad, la cual se refiere a la actividad orientada en forma ideológica a la toma de decisiones de un grupo para alcanzar ciertos objetivos o manera de ejercer el poder para resolver o minimizar determinadas diferencias de intereses.

La ideología constituye el conjunto de ideas que caracteriza una persona, escuela, colectividad, movimiento cultural… Entonces podríamos definir la labor resultado de la unión de los dos términos en Cuba (política e ideología) como las reflexiones y acciones encaminadas a favorecer el fortalecimiento del pensamiento revolucionario y socialista y lograr propósitos a favor de la sociedad, incluidos los avances económicos.

Las esencias de ambos fundamentos nunca deberán variar, pero las maneras de mantenerlos llenos de energía y juventud en lo formal sí deben cambiar, como lo hacen los ciudadanos de una época con respecto a los de las anteriores, en cuanto a gustos, formas de vestir y otros elementos.

Seamos sinceros: ¿Cuántos jóvenes iríamos con entusiasmo a un lugar, donde, según informen antes, el principal objetivo es hacer trabajo político-ideológico con nosotros? ¿Qué imagina alguien cuando escucha esa expresión?

Tampoco se trata de molestarse con los muchachos, porque “debieran tener más interés”, ni criticarlos cuando alguno bosteza en el auditorio.

Cuando eso sucede el público no suele ser el culpable, pues hay que encontrar formas más atractivas de cautivarlo, y adaptar las maneras a cada circunstancia, sitio y características de los receptores. Es comprensible que hasta los más comprometidos no resistan el sueño por el aburrimiento de conferencias, que en ocasiones son repeticiones demasiadas frecuentes, expresadas  desde hace varias décadas.

Algunos factores subjetivos, como la forma de vestir y expresarse de los emisores, también influyen. Varios hablan de una manera que no parece natural, con palabras salidas aparentemente de una grabación, cuando deben adecuarse al contexto y parecer, en lo posible, uno más de quienes escuchan.

La edad tampoco decide, pues en ocasiones ni siquiera algunos muchachos logran la empatía necesaria con los demás. La juventud más importante es la de la mente, por eso en ocasiones escuchamos algunos jóvenes de 60 años y más.

Hace meses, el investigador Ernesto Limia Díaz, historiador y Licenciado en Derecho, alertó que el el término (política) está en crisis globalmente, pues la gente lo rechaza, por eso resulta importante aprovechar formas diferentes de comunicar los mensajes y enamorar a los demás.

En intercambio con activistas de redes sociales, estudiantes universitarios, escritores y otros creadores en las Romerías de Mayo, el también autor del libro Cuba libre: La utopía secuestrada, dijo que politizar demasiado distancia a las personas, pues lo vital es la trasmisión de sentimientos y emociones, lo cual resulta muy difícil mediante esquemas poco creativos y vocablos repetidos desde hace mucho.

El estudioso, nacido en Bayamo en 1968, manifestó que él no puede asegurar cómo vencer todos los retos del presente relacionados con eso y lograr versos siempre, pero habló constantemente de la importancia de la cultura, como también lo hizo en varios intercambios en Granma, acompañado por el cantautor Raúl Paz.

Coincido con él en que la inteligencia y la poesía deben ser modas eternas, entendidas como belleza, espiritualidad y deseos de construcción conjunta, especialmente en un país aspirante a la superación infinita y faro de gran parte del planeta.

El arte y la belleza en todas sus expresiones conforman los mejores caminos. Como Limia y Paz, tengo una confianza enorme en su poder para despertar sensaciones y avivar sentimientos. Mi mente reproduce imágenes llenas de colores de personas emocionadas frente a un audiovisual, una pintura, una obra de teatro…

Recuerdo experiencias personales ante propuestas aparentemente simples, pero fuentes de historias singulares, ejemplos de la grandeza de lo construido por Cuba y su pueblo, todos nosotros, y sé que eso estará dentro de mí siempre, como no logran colarse decenas de discursos, a veces muy extensos o repletos de números y frases demasiado similares a las de otras veces.

Lo creativo y hermoso puede aportarnos mucho más. Por supuesto que también resulta fundamental continuar favoreciendo el amor a la historia y a los símbolos nacionales, la unidad, la voluntad, la alegría colectiva y los avances de todo tipo en la aspiración de alcanzar la excelencia.

La contemporaneidad está repleta de nuevos retos y potencialidades, con sus plataformas digitales y una tecnología creciente, cual imán para las personas, especialmente las de menos edad. Resultan indispensables los diseños creativos, capaces de transmitir no solo significados, sino sentimientos muy arraigados en el corazón de nuestra nación.

En tiempos donde el vocablo economía, base del desarrollo, se menciona con mucha más frecuencia que en el pasado, también son vitales la comunicación en todos los niveles, el fortalecimiento de las tradiciones y la elevación de lo mejor de nuestra historia y riqueza cultural, escudos contra balas ideológicas verdaderamente peligrosas, disparadas a veces con sutileza.

¿Cómo lograr todo eso? La verdad es que no resulta fácil, no existen manuales para conseguirlo, pero ciertamente se necesita una articulación integral y plena conciencia de la importancia de alcanzar ese objetivo. Ojalá antes de los talleres, conferencias y cualquier otra actividad cada quien se pregunte cómo hacerlo de la mejor manera.

Lo principal constituye la disposición de esforzarnos siempre al máximo en cada una de nuestras acciones, buscar y encontrar las formas más acertadas de continuar en la ruta de las esencias y los triunfos.

Seguramente, los retos aumentarán con el paso del tiempo, como lo debe hacer nuestra inteligencia, belleza formal y creatividad, sin olvidar los fundamentos.

 

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Subdirector editorial de la Agencia Cubana de Noticias. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 15 de diciembre de 2018 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: