La historia de un sepulturero de Mayabe (+Fotos)

“No todo el mundo puede ser sepulturero, tiene que tener un sentimiento, cualquiera no puede hacerlo…”.

20181101_110942

Jorge Luis González Tejeda, sepulturero en el cementerio Mayabe, en Holguín/Foto: Beatriz Ganado Arias.

Por Beatriz Ganado Arias, estudiante de Periodismo

Una reja de hierro oxidada es mi primera visión al entrar al cementerio Mayabe. Después, silencio, llanto y dolor. Entre mausoleos, flores y sepulcros encuentro a mi entrevistado Jorge Luis González Tejeda, terminando de cerrar una tumba. Cuando por fin culmina su labor, al percatarse de mi presencia, vamos a un banco bajo la sombra de un árbol.

-¿Cómo llegó usted a ser sepulturero?

-Un vecino mío que trabajaba aquí, era carretonero, era el que botaba la basura y eso, me trajo. Yo quería trabajar aquí y entonces la administradora no me aceptaba. Nada más tenía19 años, era jovencito. Y bueno, tanto dio que me aceptó, y entonces yo el primer mes de trabajo estuve laborando en una maquinita chapeadora. Ya después entonces se retiró un sepulturero y yo cogí la plaza. Y desde entonces hasta ahora, hace 26 años.

-¿De qué forma usted ayuda a las personas que vienen aquí con tanto dolor a darle descanso a sus seres queridos?

-Este trabajo ha educado a uno, porque uno trabaja con la gente, personal que viene con dolor y uno lo asume y los ayuda a ellos en todo lo que puede. Trato de consolar, de explicarles que esto es una cadena, unos adelante y otros atrás, y que es más fácil morir que nacer, prácticamente.

-¿Qué entierro para usted ha sido el más difícil?

-Yo enterré a mi papá, eso fue en 1999, el 11 de febrero, murió, y se hizo el entierro de él, no fue fácil. Después enterré a mi hermano, el 6 de enero del 2013, va a cumplir ahora 6 años de fallecido. Y ahora perdí un niño de 7 meses.

-¿Qué es lo más complicado de ser sepulturero?

-Es estar como estamos ahora, que no tenemos mucha capacidad para enterrar, y se están adelantando las exhumaciones. Aquí hay entierro todos los días, hay días de 8, de 10, hasta de 12 entierros.

20181101_100957-¿Qué es más complicado, hacer un entierro o una exhumación?

-La exhumación es más dolorosa, hay casos en que a los 2 años todavía no se puede sacar, porque el cadáver está casi completo. El dolor es doble, no es fácil. Por eso muchos familiares a veces nos ven a nosotros y ellos se quedan aparte, sentados, no se acercan a la tumba a ver nada, porque no es fácil, es duro, y lo único que hacen los familiares es limpiar los restos y colocarlos en el osario.

-En Cuba, son muchas las tradiciones familiares que se realizan en los cementerios. ¿Usted ha visto alguna que le ha llamado la atención?

-Aquí han traído mariachis. Tenemos el caso de un hombre que murió en un accidente y a él le encantaban, en todos los cumpleaños él alquilaba un grupo. Y la familia sigue en la tradición esa, el día de su cumpleaños, ellos los traen, y son cajas de ron, y cerveza, y lo que toman es…Y ese día ellos se pasan el día entero aquí.

-¿Qué cree de las personas que profanan las tumbas?

-En el cementerio este no se ha dado un caso así todavía, pero en otros sí. El día que yo me encuentre un caso así, yo le salgo al paso.

-Aquí entraba mucho un muchacho, una vez yo coloqué un bucarito que me había dado un señor para ponerlo en la tumba de su hijo, y cuando fui a buscar una soga, porque tenía un entierro, ya lo había arrancado y se lo había llevado. Yo corrí, y ya él había brincado la tapia, pero lo cogí y lo traje para acá. ¿Sabes dónde tenía el búcaro? Allá, en el fondo, debajo de una basura. Él daba la vuelta, brincaba y cogía el ramo. Entonces yo llamé a la policía.

-Si volviera a nacer, ¿fuera sepulturero?

-Sí, me gustaría. La vida me ha educado mucho. Cuando yo era joven era más violento; sin embargo, he cogido una paciencia en mi vida, más bien, será que cuando uno ve a la gente con dolor, uno se une a ese dolor, y  trata de ayudar, y se humaniza más. Aquí he hecho amistades con la gente, ayudo a todos y me siento bien en este trabajo que realizo.

Para mí este es un trabajo útil, no todo el mundo puede realizarlo, tiene que tener un sentimiento, cualquiera no puede hacerlo, porque este es una labor muy sensible.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Subdirector editorial de la Agencia Cubana de Noticias. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 26 de noviembre de 2018 en Entrevistas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: