Plaza de la Revolución de Bayamo, parte del alma de Cuba (+Fotos, audio y Video)

Plaza de la Revolución de Bayamo/Foto: AECT.

Por Yasel Toledo Garnache

La Plaza de la Revolución de Bayamo, la primera denominada así en el país, constituye uno de los sitios más simbólicos del archipiélago, parte importante del corazón de Cuba.

Pocos lugares como este poseen el manto de lo trascendental y humano, lo bello y esencial. Ubicada en el Centro Histórico Urbano de esa ciudad Monumento, otros sucesos y edificaciones a su alrededor parecen como bordados a través de los años para enriquecer la historia de lo que es, sin dudas, elemento significativo del alma nacional.

Una estatua de Carlos Manuel de Céspedes, iniciador de las guerras por la libertad y Padre de la Patria, y otra de Pedro (Perucho) Figueredo, autor del Himno, custodian el lugar, que tiene forma rectangular, piso de granito pulido y una extensión de 50 metros de ancho y 120 de largo.

Me siento en uno de sus bancos de mármol y vibro al imaginar algunos de los hechos. Miro a todas partes. Quizá los vea. Sé que siguen aquí.

En este sitio, fue firmada la capitulación de las tropas españolas por parte del Teniente Coronel Julián Udaeta, Jefe Militar de Bayamo, cuando los mambises tomaron la urbe, el 20 de octubre de 1868.

Plaza de la Revolución de Bayamo/Foto: AECT.

Céspedes fue el primero en llamarla Plaza de la Revolución, y el Primer Ayuntamiento Libre lo aprobó, pues antes el lugar tuvo diversos nombres, como Plaza de Martes, Plaza de Armas, Plaza de la Constitución y Plaza de Isabel Segunda.

Aldo Daniel Naranjo, presidente de la Unión de Historiadores de Cuba en Granma, narra que Céspedes en este sitio proclamó a Bayamo como primera capital de la República cubana.

Además, aquí se firmó lo que él denominó Principios de Adhesión a la Revolución, especie de código de ética, pues consideraba que quienes no estaban de acuerdo con el proceso revolucionario podían abandonar la localidad y buscar otro destino.

“Esta plaza se estremece en cada fecha significativa, en la celebración de éxitos populares, es también escenario de continuidad”, agrega quien constituye uno de los mayores estudiosos de la vida y obra de Carlos Manuel, Primer Presidente de la República en Armas.

Muy cerca de aquí comenzó el incendio de la ciudad por sus pobladores, cuando Bayamo se convirtió en antorcha enorme, de luz y coraje, patriotismo y valor.

Veo las llamas consumiendo casi todo. Los habitantes hacia el monte. Construcciones que se reducen a cenizas. El asombro de los españoles colonialistas…

Desde la Plaza de la Revolución de Bayamo se observa el Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes/Foto: AECT.

Desde aquí se observa también el Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, otro de los altares sagrados, visitado cada año por miles de personas, incluidos numerosos niños y jóvenes.

Allí, a unos metros fueron estrenadas las notas del Himno aquel 20 de octubre glorioso, cuando el pueblo era alegría y esperanza por ver victoriosos a los mambises. Ahí sigue la imagen de Perucho sobre su caballo y el sonido imaginario de los bayameses repletos de entusiasmo. La letra de una marcha inmortal…

Allá nació Francisco Vicente Aguilera, otro de los iniciadores, definido por José Martí como “el Millonario Heroico, el Caballero Intachable”, acá lo hizo Perucho, ahí está el ayuntamiento… Cierro los ojos, y los veo caminar, conversar, anhelar, organizar, pelear…

Aquí están también las huellas de Fidel Castro, seguidor de esos próceres, quien visitó el sitio en varias ocasiones. El dos de enero de 1959 habló desde aquel balcón, en la actual sede de la Asamblea Municipal del Poder Popular, cuando se detuvo en la Caravana de la Libertad, antes de seguir hacia La Habana.

Cuentan los de más edad que cautivaba con su verbo, lleno de energía y colores. También lo hizo el 19 de diciembre de 1986, desde aquel otro, en el Museo de Céspedes.

Este fue el lugar escogido por miles de granmenses para recibirlo por última vez el dos de diciembre de 2016, cuando el cortejo fúnebre con sus cenizas entró a la urbe. Velas, lágrimas, corazones y frases, como “Te amo”, “Vivirás siempre”, “No te fallaremos”… inundaron la plaza y sus alrededores.

Miguel Díaz-Canel, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, también ha visitado el lugar, como lo hizo el 28 de junio del actual año, cuando depositó una ofrenda floral en la base de la estatua a Céspedes.

Con frecuencia, la emblemática plaza resulta sede de actividades patrióticas, deportivas y artísticas. Al caminar por su interior, una sana satisfacción suele recorrer las venas de los cubanos, orgullos de tantas páginas heroicas.

Seguramente, su historia seguirá creciendo, con los protagonistas del hoy y el mañana, hijos de las luchas precedentes, los sacrificios, victorias, el amor a la nación, y la dignidad sin dimensiones.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la UPEC. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, en La Habana, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte. E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 7 de octubre de 2018 en Aniversario 150 de las Guerras en Cuba, cuba, Historia y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: