Jorge Daniel, la historia del niño salvador de Martí (+Fotos y video)

Niño Jorge Daniel Sampier, en Dos Ríos

Niño Jorge Daniel de la Torre Sampier, el niño que rescató el busto de José Martí, recibe reconocimiento en Dos Ríos./Foto: Armando Contreras

Por Yasel Toledo Garnache

El niño Jorge Daniel de la Torre Sampier, quien, luego del paso del huracán Irma, salvó de los escombros un busto de José Martí en Punta Alegre, Ciego de Ávila, se ha convertido en un símbolo de amor al Héroe Nacional y a Cuba.

En las mentes de muchos, permanecen aquellas imágenes captadas por el fotógrafo Yander Zamora, las cuales motivaron múltiples comentarios en las redes sociales, sitios webs y otros espacios digitales y físicos en septiembre del 2017.

La historia de un infante que encontró, limpió, cuidó y entregó luego a su maestro el busto del valeroso patriota, autor de varias obras literarias para los pequeños, conmovía en medio del sufrimiento, ocasionado por el fenómeno hidrometeorológico.

A pesar de la destrucción en su poblado, árboles caídos y casas arrasadas…, Jorgito se abrazaba al Héroe, y a veces hasta sonreía de forma leve, por lo cual también transmitía confianza y esperanza, a pesar del dolor de toda una nación.

Meses después, ese pequeño, de apenas seis años, sigue cerca del Apóstol al visitar sitios muy relacionados con quien también fue el principal impulsor del Partido Revolucionario Cubano y un ser humano de extraordinaria sensibilidad, reflejada en sus versos, prosa y acciones.

Jorgito visitó recientemente el Monumento Nacional Dos Ríos en el municipio granmense de Jiguaní, donde cayó en combate aquel amante de la bondad y la justicia, y el cementerio Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, donde descansan sus restos.

En Dos Ríos iba de un lugar a otro, con mucha intranquilidad, miraba el obelisco que marca el lugar exacto donde cayó en combate el autor de La edad de oro, y comentaba algo a su bisabuelo Jorge Laureiro Márquez.

Antes de entrar al Monumento, muchos de los presentes pedían tirarse fotos junto a él, y el niño casi nunca aceptaba, tapaba su cara con las manos o daba pasos para salir del enfoque de los fotógrafos, pero ya en el sitio emblemático algo indefinible cambió, y fue menos “esquivo” con los demás y las cámaras, aunque no aceptó conversar.

Niño Jorge Daniel Sampier, junto a su bisabuelo Jorge Laureiro Márquez

Niño Jorge Daniel Sampier, junto a su bisabuelo , en Dos Ríos/Foto: Armando Contreras Tamayo.

Su bisabuelo explicó que él es así, callado, y no le gusta ser el centro de atención, aunque desde que encontró y protegió aquel busto, a todos los lugares donde llega las personas se acercan a él.

Refirió que se sentía entusiasmado por conocer Dos Ríos y Santa Ifigenia, lugares hermosos e importantes.

“Él sabe que aquí murió Martí, por eso tenía deseos de venir y está feliz”, manifestó con el pequeño en los brazos, quien lo apresuraba para irse a otro lugar en el interior del monumento.

“Es un niño excelente, nosotros siempre le hablamos sobre el Apóstol, no tiene comida preferida y a veces le gusta jugar solo”, manifestó sonriente.

Según agregó, hace algunos meses, cuando vieron en la prensa fotos del infante junto al busto rescatado, se sorprendieron mucho.

“Leímos y escuchamos palabras maravillosas sobre ese gesto, luego supimos que las imágenes circulaban en Internet, y en medio del sufrimiento por las pérdidas materiales, sentimos un orgullo inmenso”, añadió este hombre de piel blanca y espejuelos.

Expresó que el poblado de Punta Alegre, como las demás zonas afectadas por el huracán en Ciego de Ávila y otras provincias, se recupera de manera acelerada, gracias al apoyo del gobierno y la labor del pueblo.

Invitado a las premiaciones del concurso nacional de artes plásticas De donde crece la palma, efectuado en Jiguaní, con motivo del aniversario 123 de la caída del Apóstol, este príncipe enano encontró nuevos amigos entre los participantes, todos pioneros de varios territorios del país.

Tal vez, en la memoria de algunos perdurarán siempre también las imágenes del niño cerca del obelisco emblemático, de unos 10 metros de altura.

Allí, en ese altar sagrado de la nación, recibió una fotografía grande con la expresión “Por el amor infinito a Martí y la Patria”, y Jorgito volvió a sonreír de esa forma algo tímida y muy limpia.

Niño Jorge Daniel Sampier en Dos Ríos

Niño Jorge Daniel Sampier, junto a su bisabuelo, en Dos Ríos.

 https://www.facebook.com/ytoledogarnache/posts/1729100413826543

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Subdirector editorial de la Agencia Cubana de Noticias. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 23 de mayo de 2018 en Crónicas, José Martí y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: