El otro romance de Juan Farrel (+Video,fotos y audio)

Juan Farrell

Fotos: Rafael Martínez Arias.

Por Yasel Toledo Garnache

Él asegura estar enamoradísimo de su esposa, Eva Rodríguez Palomino, con quien comparte anhelos y sinsabores desde hace más de 46 años. El 24 de julio de 1971, le juró fidelidad eterna en matrimonio, pero la verdad es que no ha cumplido totalmente con esa promesa, porque su amor es compartido.

A estas alturas, ni siquiera lo niega. Dice: “sí es verdad”, y hasta enumera elogios para ambas dueñas de gran parte de su corazón y alma, quienes lo saben, y lo han mimado durante más de cuatro y media décadas, un récord casi imposible para muchos.

Sobre la primera, manifiesta que quedó prendado de su belleza física, desde cuando ella tenía 15 años de edad, y luego más al percibir toda su hermosura interna, la sensibilidad y valores, la luz de su voz y cada gesto, la dedicación a él y otras personas cercanas.

Acerca de la segunda expresa que cuando está lejos siente que la vida se le acabará. Y así va, entre dos grandes pasiones, estímulos para seguir en el camino de los sueños.

Juan Farrel Villa, uno de los dos ganadores del premio periodístico Rubén Castillo Ramos por la Obra de la Vida en Granma, se considera un hombre con suerte, por la familia maravillosa, manantial y abrigo, y por su otro romance, el que sostiene con su profesión: el periodismo, madre de sonrisas y desvelos.

Abuelo de cuatro jóvenes, este amante de los deportes y temas internacionales, quien usa espejuelos y casi siempre anda rápido, narra que llegó a su profesión actual por casualidad, pues cursaba la carrera de Estomatología cuando decidió buscar un empleo para ayudar a su Eva, quien estaba embarazada.

Poco a poco se convirtió en uno de los mayores ejemplos de constancia dentro del gremio en la provincia. Cumplió diversas responsabilidades como la de presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) en este oriental territorio y subdirector del periódico La Demajagua.

Armado con sus ideas, lapicero y agenda, participó en un evento en la antigua Unión Soviética y cumplió misión internacionalista en Haití durante algo más de cuatro meses, un período que lo marcó como ser humano, al ver la pobreza, el dolor y la desesperanza en los rostros de muchos, especialmente niños.

Entre sus recuerdos más agradables, se incluye la primera vez que vio a Fidel Castro. Fue en Manzanillo, cuando desde los hombros de su padre vio al gigante vestido con uniforme de color verdeolivo, quien hablaba al pueblo, pero aquel niño, hijo de vendedor de carbón y lavandera, jamás imaginó que en el futuro acompañaría al líder histórico de la Revolución en varias coberturas periodísticas.

Sentados en dos sillas, en la recepción de La Demajagua, el diálogo fluye con naturalidad. En ocasiones, Farrel se emociona, y su voz adquiere un tono especial.

Resulta admirable su capacidad para mencionar cada hecho de su vida con la fecha exacta, y la vitalidad de sus anhelos, aunque el próximo nueve de julio cumplirá 46 años en ese mar a veces tempestuoso que es el periodismo.

Manifiesta que este premio es motivo de felicidad enorme para él y toda la familia, incluido su nieto Misael, licenciado en Cultura Física, a quien hasta se le nubló la vista por la alegría.

“La noticia me sorprendió y alimenta espiritualmente. Desde ese momento he vivido jornadas de emoción. Mucha gente me felicita en el barrio, el centro de trabajo, la calle…, y se los agradezco infinitamente”, expresa quien se ha caracterizado por ser siempre muy exigente con los demás, pero sobre todo con él mismo.

Incansable en su labor, Farrel, quien también se graduó de licenciado en Historia y Ciencias Sociales, es una de esas personas que no puede estar mucho tiempo lejos del trabajo. Tal vez porque las letras y el deseo de informar circulan con demasiada fuerza por las mareas de su venas.

Según manifiesta, él sale de vacaciones, pero aprovecha esa etapa para revisar periódicos viejos, leer o preparar materiales, porque incluso durante sus “descansos” debe mantenerse activo.


En una ocasión, llevaba demasiados días en casa, y su esposa lo percibió: “Estás como un león enjaulado”, le dijo ella medio en broma, y tenía razón. Farrel está demasiado acostumbrado al ajetreo de la profesión, al desandar la geografía granmense, incluidos parajes de la Sierra Maestra, a levantarse a veces en horas de la madrugada y acostarse tarde, a pesar de sus 68 años de edad.

“Cuando me enfermo y no puedo trabajar siento impaciencia”, señala quien comparte anécdotas del Período Especial, cuando los apagones amenazaban con impedir el nacimiento de cada edición de La Demajagua, y en ocasiones varios trabajadores amanecían en el empeño de lograrlo.

A pesar de lo conseguido y toda la experiencia, este padre de dos bellas mujeres y quien en ocasiones parece demasiado serio, asegura que el periodismo es una escuela permanente y todos los días aprende algo.

Juan Farrell 2

Juan Farrel habla en acto por el Día de la Prensa en Granma, 14 de marzo de 2018.

Oriundo de Manzanillo, este hombre meticuloso a veces, quien tiene en su hogar tal vez la colección más completa de La Demajagua, añade que los años no pasan por gusto, el almanaque no perdona y ya se cansa más, pero se recupera rápido. Habla sobre los periodistas Julio García Luis y Ernesto Vera, dos de sus referentes en la profesión, y de más anhelos en tinta y papel.

Farrel, a quien le gustaría escribir crónicas más impactantes, asegura que seguirá en la profesión mientras sea útil y la salud lo acompañe, una certeza que agrada mucho a los jóvenes y a todo el gremio en Granma.

Juan Farrell 3

Juan Farrell junto a colegas de trabajo.

Juan Farrell 4

Juan Farrell junto a Evaristo Tamayo (Otro ganador del Premio por la Obra de la Vida en Granma) y Federico Hernández (Primer Secretario del Partido en la provincia).

TAMBIÉN PUEDE LEER OTRAS HISTORIAS DE PROFESIONALES DE LA PRENSA EN GRANMA:

Juan Farrell 2

 

Juan Farrell Villa, apasionado por el periodismo y Fidel

 

CUBA-GRANMA-LOS SUEÑOS DE ALBERT

 

Los sueños de Alber (+Fotos, video y audio)

 

 

CUBA-GRANMA- EVARISTO Y SU GALOPE ENTRE LETRAS Evaristo y su galope entre letras (+Video y fotos)

Gloria Guerrero La novia de la televisión en Granma

Marisela Presa

 

Vivir para el periodismo (+Video y fotos)

 

Martín Corona

 

Martín Corona, maestro del periodismo en Granma

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Subdirector editorial de la Agencia Cubana de Noticias. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 21 de marzo de 2018 en Entrevistas y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: