Fidencio González, Héroe de la República de Cuba e hijo de Fidel

CUBA-GRANMA RECUERDA A FIDEL CASTRO, FIDENCIO GONZÁLEZ PERAZA, HÉROE DE LA REPÚBLICA DE CUBA

Fidencio González Peraza observa una de sus fotos con Fidel Castro.

Cuando Fidencio González Peraza, Héroe de la República de Cuba y Coronel retirado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, conoció la noticia de la muerte de Fidel Castro, sintió un golpe muy fuerte en su alma y no pudo evitar las lágrimas.

Un amigo lo llamó por teléfono para comunicarle lo sucedido, y él encendió el televisor para confirmarlo. Ahí estaban las imágenes de varias etapas de la vida del Comandante en Jefe y los comentarios de diferentes personas acerca del lamentable acontecimiento.

Este humilde hombre, quien estuvo varias veces cerca del Líder de la Revolución y fue jefe de las tropas cubanas desplegadas en la batalla de Cangamba, en la guerra por preservar la independencia de Angola, accedió a conversar en la sala de su casa, cerca de la finca donde cultiva diversos productos, en el Consejo Popular de Pompita Malvango, zona rural de Bayamo.

Desde hace casi dos meses se recupera de una operación en sus dos piernas, lo cual le impide caminar. Su esposa, Belkis Pérez Barredo, lo cuida con esmero y le exige cumplir con las orientaciones médicas.

Cuando uno se acerca a la vivienda, bastante apartada de las demás, llama la atención una bandera grande y la imagen de Fidel Castro.

La tristeza vive durante estos días en los ojos de González Peraza y de su querida compañera, como en los de muchas personas. Cuando menciona a Fidel, el tono de su voz revela el profundo dolor por el fallecimiento del gigante, a quien considera el padre de todos los cubanos.

“Lamentamos la pérdida de ese protector que convirtió muchos sueños en realidad. En Cangamba, en los momentos más críticos, pensamos en él, en su fuerza, y lo sentimos junto a nosotros, por eso el valor fue mayor”, dice quien perteneció a las FAR durante 38 años.

Según narra, cuando existía leve calma en aquellos días de tiros y muertes, él salía de la trinchera y voceaba: ¡Viva Fidel! ¡Viva el Partido Comunista de Cuba! ¡Vivan Cuba y Angola!, para que el enemigo conociera la  convicción y la disposición de defender sus posiciones hasta las últimas consecuencias.

González Peraza habla con fluidez y, en ocasiones, hace un breve silencio y levanta la mirada, como si gracias a la memoria viviera otra vez aquellas jornadas tan difíciles, cuando casi no tenían comida y las balas apagaban los corazones de algunos compañeros.

Luego, agrega que el enemigo era muy superior en cantidad de hombres y medios, pero no en disposición, valor, voluntad ni seguridad en el triunfo.

Resalta que el Comandante en Jefe formó también ejércitos de profesionales de batas blancas, de maestros, entrenadores deportivos y artistas para ayudar a otras naciones, muestra de su profunda solidaridad.

“Estos son momentos muy difíciles, pero convertiremos la tristeza en más fuerza y decisión para defender siempre la Revolución”, agrega con emoción quien nació el 16 de noviembre de 1939,  en un hogar con techo de guanos y paredes y puertas de yaguas.

Cuenta que él usó zapatos por primera vez a los ocho años de edad y desde los 11 laboró en la agricultura, incluidos campos de caña, fue carbonero, limpiabotas…

El adolescente iba a otras provincias, junto a personas mayores, en busca de trabajo y, cuando encontraban, recibía un medio de cada uno de sus pocos acompañantes.

CUBA-GRANMA RECUERDA A FIDEL CASTRO, FIDENCIO GONZÁLEZ PERAZA, HÉROE DE LA REPÚBLICA DE CUBA

Fidencio González Perza junto a su esposa. /Foto de Armanco Contreras Tamayo.

Señala que nunca pudo jugar, sus hermanas no tuvieron ni muñecas y los asientos en el bohío eran rústicos bancos de madera.

El triunfo de la Revolución, el primero de enero de 1959, abrió una puerta enorme a la esperanza, y el muchacho lleno de anhelos se incorporó a las milicias ese mismo año.

Luego, participó en la lucha contra bandidos en el Escambray, y un proyectil amenazó con matarlo, pues pasó muy cerca del corazón y todavía permanece en su cuerpo.

Según expresa, después de aquello le propusieron retirarse de lo militar, pero él no aceptó y hoy considera que esa fue una de sus mejores decisiones, porque en el ejército se formó como un gran patriota, defensor de la Revolución y el socialismo.

Este hombre, de 78 años de edad, amante de la sopa y de la vida en el campo, recuerda de manera especial cuando Fidel le colocó en el pecho la medalla de Héroe de la República de Cuba, en 1989.

Expresa que aquel día fue el más especial de todos y el Comandante conversó de forma breve con él acerca de la experiencia en Cangamba.

Casi al final de nuestra conversación, con voz de hermano grande, asegura que los jóvenes deben ser siempre dignos, meditar mucho, estudiar historia y proteger a la nación y sus esencias.

Fidencio González Peraza, el niño pobre, el joven lleno de anhelos, el soldado valiente, el Coronel y Héroe de la República de Cuba, reafirma que siempre defenderá con dignidad la Revolución y seguirá el ejemplo y las ideas de Fidel como un hijo fiel.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 5 de diciembre de 2016 en Entrevistas y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: