El muro de la incomunicación y una respuesta fácil

l m

el-muro-de-la-incomunicacionPor Yasel Toledo Garnache

¿Y qué pasa si uno lleva varios días cabizbajo, con la tristeza circulando por las mareas de su cuerpo? ¿Y si el jefe enaltece la incomunicación y ya existe como un muro entre ambos? ¿Qué debería hacer uno si se siente como atado, a pesar de tantos deseos de ser útil, proponer y aportar?

El muchacho de esta historia quiere recuperar su alegría de antes y la energía para impulsar proyectos, conversar y soñar en un ambiente de entusiasmo y unidad. En estos momentos lo carcome la desesperanza, y eso le duele, le golpea el alma, por eso cierra los ojos e intenta recobrar el ánimo de casi siempre.

¿Y acaso es posible seguir o lo mejor es volver a donde antes, junto a un colectivo repleto de amistad y voluntad, que lo acogió desde su etapa de estudiante y, luego, en el primer año de labor profesional?

El muchacho de esta historia se recuesta del espaldar de la silla. La decisión parece fácil.

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 19 de septiembre de 2016 en Vivencias y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. En la manera que escribes da la impresión que algo no está funcionando bien, espero sea solo ideas mías. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: