La enseñanza de la historia y los jóvenes (+ Video y fotos)

Enseñanza de la historia, CubaPor Yasel Toledo Garnache

Bostezos, dibujos en las libretas y el deseo de que el tiempo transcurra más rápido constituyen parte de la realidad durante algunas clases de Historia de Cuba en centros es­colares del país, aunque duela ad­mitirlo.

Conozco estudiantes que mi­ran constantemente por las persianas, unos escriben carticas y otros hasta son vencidos por el sue­ño, cuando la impartición de la asignatura se convierte en un tedio.

Algunos profesores repiten siem­pre las mismas palabras, extraídas del libro de texto o de manuales, con­feccionados hace poco o mu­cho. Y eso cansa, levanta una especie de muro entre ellos y los alumnos.

Afortunadamente, no siempre su­­cede así y existen buenos ejemplos de lo contrario. Mi mente pasa, cual rollo de cine en blanco y negro, mo­mentos en las aulas, y siento otra vez la emoción transmitida por quie­nes lograban llevarnos a combates, asambleas y más sucesos en la manigua y otros sitios.

Por las mareas de mi cuerpo circula otra vez la tristeza, después de preguntar sobre la infancia de Carlos Manuel de Céspedes…, y recibir un largo silencio como respuesta. ¿Por qué las omisiones de contenidos tan importantes como lo relacionado con las primeras edades del Padre de la Patria, incluidas sus preferencias, juegos y cómo era la familia, además de acaudalada…?

Los héroes también son seres humanos y sus gustos y hábitos terrenales los acercan más a las personas deseosas de conocerlos. To­dos los profesores debieran ser co­mo manantiales de conocimientos y tener la creatividad suficiente para lograr, o al menos intentar, que las palabras cobren vida y cautiven a quienes escuchan.

Hace poco una abuela me contó con pena que a su nieto no le supieron explicar, de forma detallada, el significado correcto de la bandera. Y eso me dolió. Según agregó, en la casa tampoco recordaban, llamaron por teléfono a varios amigos y nada, hasta que por fin encontraron unas páginas “salvadoras”.

Lo ideal es que todos nos sumerjamos en los textos sobre hechos del pasado con pasión y tengamos siem­pre deseos de aprender, pero muchos no tienen el impulso y tampoco pueden ser obligados.

Resulta esencial aprovechar ma­neras más creativas para enseñar y motivar la búsqueda de saberes. La literatura, a pesar de sus deudas con el reflejo de sucesos transcendentes de la historia nacional, puede ser una vía atractiva.

Las multimedias, dramatizados, animados y otros materiales audiovisuales de calidad sobre temas históricos también son escasos en el país, y eso es bastante lamentable en un contexto caracterizado cada vez más por la preferencia por lo digital y las imágenes en movimiento.

Es preciso aprovechar sitios históricos cercanos y las experiencias de combatientes y más personalidades de la localidad. Sería propicio incrementar las visitas a otras zonas exactas donde ocurrieron los acontecimientos y se pueden impartir algunas de las mejores clases.

Jamás olvidaré los momentos en La Demajagua, donde Céspedes en­cendió con más fuerza la llama del anhelo de libertad. Cerca de la campana emblemática, utilizada el 10 de octubre de 1868 para convocar a todos en el entonces ingenio, parece gravitar su voz y el ejemplo de aquellos hombres, decididos a empuñar las armas para acabar con el sufrimiento en Cuba.

Me emociono cada vez que re­cuerdo una de las rememoraciones del desembarco de los expedicionarios del yate Granma. El 2 de di­ciembre del 2015, como cada año, 82 jóvenes abordamos dos pequeñas embarcaciones y antes del amanecer nos tiramos al mar, por donde se estima lo hicieron quienes llegaron provenientes de México en 1956.

En el agua, el frío entraba a nuestros cuerpos, y seguimos hacia la orilla con la emoción de saber que por allí llegaron y continuaron los corajudos guiados por Fidel. Todos teníamos la luz del orgullo en nuestros ojos.

La Comandancia General del Ejército Rebelde en La Plata, intrincado paraje de la Sierra Maestra, es otro de los sitios que enamora y donde se respiran las esencias de la nación.

Allí crece una leyenda respecto al bohío de tablas, piso de madera y techo de guano, ocupado por el Co­mandante en Jefe. Cuentan trabajadores del lugar que la fuerza del hu­racán Dennis, en el año 2005, prácticamente arrasó con las demás edificaciones, sin embargo, la referida edificación sobrevivió con apenas unos rasguños. Aña­den que, con un gesto protector, la potencia del viento apartó un árbol que amenazaba con caerle encima.

Ningún libro transmitirá jamás la emoción percibida en lugares que constituyen altares de la Patria, en los cuales se pueden observar y palpar objetos reales.

La historia es una de las mayores fortalezas de Cuba, fuente de saberes y certezas, que es importante preservar como un ser vivo, para el bien de todos.

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 31 de julio de 2016 en Comentarios y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 18 comentarios.

  1. Gran artículo Yasel y por ser usted joven mejor aún, muy ciertas sus palabras en torno a la historia que es una de las asignaturas que a muchos jóvenes les aburre, se aprende de memoria para aprobar un examen, pero se necesita la interiorización, por lo que debe ser un llamado a la reflexión en cómo impartirla de la manera más creativa posible pues como se plantea es una de las mayores fortalezas de Cuba por lo que tiene que llegar profundamente al corazón de las nuevas generaciones para lograr la continuidad histórica de la Revolución.

  2. Excelente trabajo, coincido totalmente.

  3. Eliodanis Amaya López

    Nuestra juventud es alegre pero profunda y es necesaria conducirla por el buen camino. Es necesario involucrarla en diferentes actividades de carácter histórico, cultural, productivo, recreativo a través de los diferentes espacios diseñados por la organización juvenil. ejemplo de ellos son los campamentos de veranos que se suceden en estos días por todo el país.

  4. Excelente artículo Yasel siempre fuiste un joven con palabras muy certeras en torno a la historia que es una de las asignaturas que a muchos jóvenes les aburre, se aprende de memoria para aprobar un examen, pero se necesita la interiorización, por lo que debe ser un llamado a la reflexión en cómo impartirla de la manera más creativa posible pues como se plantea es una de las mayores fortalezas de Cuba por lo que tiene que llegar profundamente al corazón de las nuevas generaciones para lograr la continuidad histórica de la Revolución. que sigas creciendo profesionalmente, Felicidades, yaneisy, Exprofe UJC UHO

  5. Camarada: He leído cautelosamente su artículo y aunque no soy especialista en la materia soy cubano. En tal sentido considero que el tratamiento que le da al tema además de ser motivante es necesario y adecuado, pues convida a una reflexión necesaria desde lo estatal hasta lo individual . Sin embargo no comparto con usted el criterio que:” Ningún libro transmitirá jamás la emoción percibida en lugares que constituyen altares de la Patria, en los cuales se pueden observar y palpar objetos reales”. El análisis debe tener en cuenta la distancia y posibilidades reales de las personas para llegar a estos lugares históricos y el criterio de uno de mis profesores queridos Julio Fernández Bulte, el cual estoy parafraseando “ Téngale miedo a quien porte un libro”. e cosas me viene a la mente un viaje que recientemente hice a la Isla de la Juventud y pude corroborar la importancia de lo que le expongo cuando después de visitar el Presidio Modelo, preferí que en mi mente quedara la emoción de la lectura del libro que expone los aconteceres de nuestros héroes y no el deterioro total en que se encuentra esa instalación, que al decursar de los años estara mucho más debastado. Para las nuevas generaciones solo les quedará la historia por medio de este libro. Saludos, José Ariel

  6. Considero que hay aspectos del contenido de esta asignatura que se imparte gradualmente de acuerdo al nivel que se va obteniendo. El ejemplo de cómo era la vida de la familia de Céspedes puede ser trabajo extra clase por no decir que es lo que uno lee después profundizando en esos personajes históricos. El amor de Agramonte y su esposa, sus bellas cartas de amor. Lo básico creo es que el maestro conozca Historia y la imparta con pasión, que la familia lea, que el niño vea a sus padres con un libro, que conversen sobre esos temas. Me parece que lo demás es teoría.

  7. Importante la preocupación por la Historia y la juventud, pero creo que faltan más detalles.No solo se motiva a la gente a leer de Historia visitando los sitios históricos (o cómo explicamosnque tantas personas adoren la Historia Antigua sin haber ido jamás a Egipto o Grecia). Hay que cuestionar la forma de relatar nuestra historia…el panfleto frío, los mártires lejanos, no ayudan…hay que buscar otras formas, visibilizar a los seres humanos que hacen la historia en su cotidianidad, hacer una historia crítica, donde las personas puedan participar, haciéndose sus propias preguntas y no respondiendo como autómaras las que sugieren los libros de texto. En la enseñanza de la historia hay que ser más creativos, poner a dialogar esa historia patria con nuestra cotidianidad para sacar las enseñanzas del pasado que nos impulsen a un mejor presente y futuro. Hay que dejar de ser cerrados con visiones distintas, siempre y cuando dejando en claro los principios que deben manejarse para una Historia liberadora, realmente revolucionaria… Es mucho lo que hay que hacer, y hay que hacerlo ya, y en conjunto, no solo el gobierno o el Ministerio de Educación, el compromiso con la Historia es de todas las cubanas y los cubanos!

  8. Es muy alentador leer este texto tan profundo y más porque viene de un joven talentoso, que ya comenzamos a conocer a través de sus textos. felicidades y saludos

  9. Una buena clase de historia está soportada en la preparación del docente que la imparte. Conocimiento del programa de estudio, dominio del contenido, habilidades comunicativas y mucho sentimiento, son sus pilares básicos. El maestro o profesor necesita tener accesible bibliografía adicional para ampliar la información que aporta el libro de texto, también la ayuda de especialistas (Academia y Escuela no marchan a la par en la actualización del conocimiento histórico), las anécdotas, datos curiosos, análisis de contexto y otros recursos que enriquecen y hacen atractiva la clase, tienen su origen en el caudal de información disponible a través de estas vías. Actualizar la biblioteca de la escuela con los nuevos libros sobre historia que se publican, incluso ayudar a que los maestros puedan crear su biblioteca personal; propiciar el contacto entre docentes e historiadores y estimular el intercambio de información entre quienes imparten la asignatura, contribuye al mejoramiento de la clase que imparten. Recuerdo finalmente, que por más de una década el MINED ha estado enviando a las escuelas de todo el país productos multimedia como la Colección Historia Patria (uno de sus volúmenes es Cuba y sus símbolos), que hace más de cinco años existe la página de la asignatura de Historia en el Portal Educativo Cubano, la cual contiene temas, actividades de aprendizaje y ayuda para el docente en más de un 90% de los contenidos, desde quinto a duodécimo grado, y que la empresa CiNESOFT ha producido para las escuelas visitas virtuales a museos y lugares históricos y software como la Preparación para la Prueba de Ingreso de Historia de Cuba.

  10. Gracias Yasiel por tu excelente texto. Ojalá directivos del MINED lo estudien. Las experiencias de nuestros hijos con esta hermosa asignatura son decepcionantes y en buena parte se debe a cómo le imparten las clases. La profesora lee, lee y el alumno copia, y copia.

  11. saludos!!. me gusta el artículo y me satisface ke se aborde el tema. creo ke en parte el desconocimiento de la historia se debe a ese fenómeno general muy parecido a la decadencia ke estamos viviendo; desde algo tan simple como el hecho de ke ya no venden libros. hablo por el resto de las provincia; encuentras títulos de aventuras ideales para la adolescencia en los particulares. lo muchachos prefieren una tablet antes de leer. creo ke los nuevos maestros deben ser más entregados y más estudiosos. conozco algunos compañeros ke hoy se dedican a educar y la mayoría no creo ke sean ejemplos ni capaz de dar ninguno, además de mal preparados. ke la falta de maestros no haga ke se eche mano a cualkier cosa; hay ke ser más riguroso en la preparación. creo además de ke es hora de tomar otras estrategias por parte del ministerio de educación y del país; hay ke impartir la materia de forma creativa y atractiva para los niños. los tiempos cambian, y con ello la manera de pensar.

  12. La Historia. !Qué linda es la Historia! Ahh, y la Geografía. Ambas van de la mano. El que no conozca la historia de su país y su terruño, puede ser de cualquier lugar. Por eso digo que el que haya nacido en Cuba y no conozca su historia, puede ser de cualquier país. Hay que comenzar por enseñar la historia de la localidad donde se nace. Después del país y la del mundo, para saber nuestras raíces. Cada vez que visitó mi pueblo, Yara, voy al monumento en honor al indio Hatuey. Rara vez veo a una persona mirando o admirando la historia de ese nuestro primer mártir por la independencia de Cuba, o llevar los niños por lo que queda el camino real entre Yara y Manzanillo y los restos del puente sobre el río Yara. Yo hice a mis dos hijos cubanos. Aman la historia de Cuba. Mi hija fue a Venezuela junto a su esposo, ambos estomatólogos, y a los 6 meses todavía lloraba extrañando a Cuba y su desayuno comenzaba con Buenos días para ver a Cuba. Mi hijo estuvo en Guinea Conakry desde diciembre 2014 a junio 15, como pediatra. Estuvo en París durante más de 10 horas y era tanto su apuro por llegar a Cuba, que no salió del aeropuerto para ver la Ciudad Luz, sabiendo que en La Habana lo iban a aislar en el IPK durante 21 días, pero, como él decía, Papá; estoy en Cuba.

  13. Lo primero es lograr que todos los maestros estén preparados y se esmeran siempre por enseñar y cautivar a los alumnos, como dice el autor. Ahora mismo el futuro de Cuba depende, en gran medida, por cuanto los jóvenes conozcan su historia y sean consecuentes con ella.

  14. Nuestra historia es tan grande y llena de hechos trascendentales como cualquier otro pais del mundo, desde los indios hasta la Victoria de la revoluciòn y después las grandes epopeyas a lo largo del propio proceso revolucionario, eso hay que enseñarlo y debiera ser aprendido por todos.

  15. Yasel, profundiando en tu OPINIÓN, te sugiero que salgas a la calle y preguntes ¿Quien es la persona cuyo nombre lleva ésta callle? . O llega a un centro de trabajo o estudio y pregunta por la historia de la persona o el hecho que lleva el nombre de ese plantel o centro de trabajo. O mas aún, en uno de estos lugares busca si hay un mural donde se refleje la historia de los trabajadores que contribuyeron a a la gesta de Angola o Etiopia, o sea los internacionalistas.

  16. Yulier Ricardo Rodríguez

    Soy profesor de Historia en la ESBU: “13 de Septiembre” en el poblado de Mabay en Bayamo, Granma y coincido plenamente con sus palabras y agradezco la oportunidad de leer algo con tanta vigencia e importancia. Resulta impostergable que los encargados de trasnmitir a las nuevas generaciones de cubanos y cubanas los conocimientos sobre la historia patria, busquen, indaguen, estudien las maneras mas amenas de hacerlo; de lo contrario la Historia de Cuba seguirá siendo solo “una asignatura mas”, la cual estudiaremos para aprobar un examen. El MINED ha puesto en manos de los educadores una variada y amplia gama de materiales que les permitirán impartir clases de historia como si estuviérams en medio de la Batalla de Santa Clara o en la Protesta de BaragÜá, entre otros.

  17. La labor del maestro no es embutir los conocimientos; el maestro es un simple constructor de esqueletos. De su calidad como creador depende que el alumno decida y se inspire a cubrir ese manojo de huesos con musculos fuertes y piel que los proteja. Como lograr tal objetivo cuando el maestro esta sujeto a directrices que muy poco tienen que ver con el aula, pero muchisimo con un centro de adoctrinamiento?

  18. EL PRIMER COMPONENTE EN LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA EN CUALQUIER NIVEL SE LLAMA MOTIVACIÓN. SIN ELLA SE DUERME EL ALUMNO EN EL AULA, EL LECTOR ANTE UNA OBRA LITERARIA Y EL TELESPECTADOR ANTE UN AUDIOVISUAL. OTRO COMPONENTE FUNDAMENTAL ES EL NIVEL DE PREPARACIÓN METODOLÓGICA. PARA NADIE ES UN SECRETO QUE LAS DEFICIENCIAS DE ANTAÑO EN LOS PLANES PARA LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA DE CUBA NOS ESTÁN PASANDO FACTURA HOY. POR ESO AQUELLA ABUELA ESTABA TAN APENADA. LA COORDINACIÓN EFECTIVA QUE DEBE EXISTIR ENTRE EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN MASIVA ES OTRO ASPECTO A TENER EN CUENTA PARA LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA. ASÍ TODOS SE ESTARÍAN APOYANDO Y EL CONSUMIDOR DE LA INFORMACIÓN SE SENTIRÍA MÁS COMPLACIDO Y MOTIVADO A INVESTIGAR. ES AHÍ DONDE LAS BIBLIOTECAS Y LIBRERÍAS PASAN AL PROTAGONISMO. COMO PUEDEN VER, TODOS GANAMOS, PERO NECESITAMOS MOTIVACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: