Manzanillo: Ciudad de poesía (+ Fotos)

Los libros cautivaron a muchos en la Jornada de homenaje a Manuel Navarro Luna, en Manzanillo.

Los libros cautivaron a muchos en la Jornada de Homenaje a Manuel Navarro Luna, en Manzanillo.

Por Yasel Toledo Garnache y Roberto Mesa Matos

Manzanillo lleva los versos en las entrañas de su cuerpo de ciudad con el encanto del mar y la historia, la tradición artística y el cariño de su gente, las conquistas y los rostros sonrientes.

La musicalidad literaria se percibe en su malecón y en las calles, con el ir y venir de transeúntes… Persiste en iniciativas como la Jornada Nacional de Homenaje a Manuel Navarro Luna, nombrado Poeta de la Revolución, que se realiza cada año en esa urbe, a orillas del Golfo de Guacanayabo.

Del 12 al 15 del presente mes, bardos de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Camagüey, Sancti Spíritus, Holguín, Las Tunas, Santiago de Cuba y Granma se empaparon de ese ambiente creativo y llevaron la magia de los versos a comunidades, casas de abuelos, centros escolares, hospitales y otras instituciones.

En la gala inaugural, la brisa del mar parecía mezclarse con el arte, y muchas personas se detuvieron para disfrutar.

Según Alex Pausides Aguilar, presidente del Festival Internacional de Poesía de La Habana, el evento confirmó la pasión por las letras en esta región, heredera del legado de grandes escritores, incluido Juan Francisco Sariol, y de publicaciones como Orto (1912-1957), una de las revistas culturales ilustradas más transcendentes del siglo XX en Cuba.

Para el niquereño Alexander Besú Guevara, el certamen constituyó un éxito, que otra vez enrumbó las miradas y energías hacia el horizonte de la buena creación, y ¨fue capaz de, como un imán,  atraer  muchas de las mejores voces poéticas del país, la cuales vienen en busca del flujo del gran Navarro y el embrujo mágico y salitroso de la Perla del Guacanayabo, toda versos¨, concluyó.

Presentaciones y ventas de libros, obras de teatro, danza y trova animaron también las propuestas artísticas para encanto de pobladores. Surgían nuevas amistades, y las conversaciones sobre temas literarios se extendían hasta horas de la madrugada. Los integrantes del Comité organizador, guiados por el escritor Ángel Larramendi Mecías, fueron siempre amables.

Para el joven Yasmany Rodríguez Fonseca, quien observaba una de las actividades, junto a su novia, la jornada de homenaje es, cada año, maravillosa y necesaria. Añadió que su abuela le hablaba del también creador del poema Socialismo (1915), quien vivió la mayor parte de su vida en Manzanillo y escribió Surco (1928), obra considerada la primera del movimiento literario del Vanguardismo en Cuba.

Conducido por Marlene Moreno Sosa, especialista del Centro de Promoción para la Cultura Literaria en Manzanillo, el intercambio con Ana Navarro Lauten, hija de Navarro Luna, significó emociones y confirmaciones de la sensibilidad del padre.

Sus anécdotas y recuerdos, en voz alta, acompañados por lecturas de cartas, cautivaron a los presentes, con la sensación adicional de estar en la misma casa donde vivió ella y toda la familia.

Homenaje a Navarro Luna en el cementerio donde descansan sus restos.

Homenaje a Navarro Luna en el cementerio donde descansan sus restos.

El día 15, fecha del aniversario 50 de la desaparición física del también autor de Pulso y Onda (1932), escritores y pioneros le dedicaron flores en la tumba donde descansan sus restos desde 1972, año de creación del certamen.

El historiador Delio Orozco refirió que varias generaciones de bardos han llegado hasta ese lugar, y cerca están otras personalidades de la cultura nacional como el escritor José Manuel Póveda y el cantautor Carlos Puebla.

En el concurso nacional de poesía, convocado dentro del evento, sobresalió el holguinero Rubiel Alejandro González Labarta, entre los 15 participantes, por su cuaderno Los túneles, el cual será publicado en la editorial Orto.

Moisés Mayán Fernández, también de Holguín, obtuvo la Primera Mención, por su texto El factor discriminante, y la otra fue para el granmense Yoendri Rafael Marín Saborit, gracias a su título El asceta y la ciudad.

Marín Saborit declaró que el reconocimiento constituye un estímulo enorme para él, en especial por la calidad del jurado y de los demás competidores.

La cuadragésimo-cuarta edición del evento ya queda atrás, pero seguramente vivirá en la mente de muchos, junto al eco de los versos y el deseo de volver a una ciudad de poesía: Manzanillo.

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 17 de junio de 2016 en Crónicas y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: