Otra vez guerrilleros de Cuba en Comandancia rebelde de la Sierra Maestra (+Video y fotos)

 

CUBA-GRANMA-VISITAN JÓVENES LA COMANDANCIA REBELDE EN LA PLATA

FOTO/Armando Contreras Tamayo

Yasel Toledo Garnache

Esta historia comenzó antes. Tal vez, su punto inicial se remonta a más de seis décadas atrás, entre anhelos y heroicidades de quienes, vestidos de verdeolivo, se fueron a la Sierra Maestra con el valor como principal arma, después del asalto a dos cuartes enemigos, en 1953, el exilio en México y el desembarco por Los Cayuelos, en Las Coloradas, el 2 de diciembre de 1956.

Las bases de su inicio tienen más de un siglo de vida, pero el espacio en esta página no es tanto como para “filosofar”, por eso vamos a los hechos recientes.

Jóvenes, de los 13 municipios de Granma, ascendimos, este 30 de abril, hasta la otrora Comandancia General del Ejército Rebelde en La Plata, para encontrarnos con algunas de las esencias de la nación, las cuales gravitan en ese intrincado paraje de Bartolomé Masó.

A las tres y pico de la tarde, del día antes, dos guaguas salieron desde Niquero y Jiguaní, con paradas en cada municipio. Poco a poco, el número de “guerrilleros” aumentaba, junto al entusiasmo por ir hacia donde estuvieron, pelearon e impulsaron  los barbudos, dirigidos por el Comandante en Jefe, el estratega militar, el hombre de los largos discursos, el de la sonrisa franca, el soñador y amigo.

Entre nosotros, iban Michel Santiesteban Hernández, jefe del Departamento Ideológico del Comité Provincial de la UJC, Dilberto González García, su primer secretario en Masó y profesores, informáticos, estudiantes de preuniversitarios, trabajadores de Salud…, guiados por el deseo de ver y caminar por donde ellos anduvieron, resistieron y trazaron estrategias para derrotar la última ofensiva del ejército enemigo, denominada FF, Fase Final o Fin de Fidel.

Los trabajadores del campamento de pioneros Che Comandante, ubicado en la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, perteneciente a Caney de Las Mercedes, nos acogieron con los brazos abiertos, cuando la tarde comenzaba a juntarse con la noche.

Conversaciones con amigos nuevos y de antes, chistes sonrisas, bailes y parodias, acompañadas con música de guitarras, adornaban el ambiente y encantaban a muchos, tanto que la mayoría apenas durmió dos o tres horas y otros ni si quiera se acostaron.

Casi a las cuatro de la madrugada, el ajetreo se transformó en apuro. Unos se cepillaban los dientes, otros llenaban los pomos de agua hasta que estuvimos listos. Nos montamos en un potente camión y avanzamos lomas arriba y hacia abajo…

En el trayecto, aparecían carteles como ¡Cuidado, pendiente peligrosa¡ o ¡Atención, use el motor como freno! Varios cerraban los ojos y otros sonreían, aunque seguro que todos sentíamos, al menos, un leve nerviosismo.

Pasadas casi dos horas llegamos a El Alto de Naranjo, ya dentro del Parque nacional Pico Turquino. El trayecto incluyó el ascenso por una de las carreteras asfaltadas más inclinadas del país, construida después del triunfo de la Revolución, y un verdadero desafío para conductores y pasajeros, por las numerosas curvas y el avance lento del medio de transporte.

Ya en esa altura, el chofer Yudisber Peña Rivero, a quien llaman Nenito, me dijo, sonriente y con pose de suma tranquilidad: ¨Es fácil, estoy acostumbrado. Además, estos bichos –señaló al camión- suben sin dificultad”.

POR SENDEROS DE HISTORIA

Luego de guardar el momento en fotos, junto a señalizaciones que indicaban el lugar, nos adentramos en senderos de la serranía. Todos parecíamos ir con más luz en los ojos para presenciar cada detalle.

Así, llegamos a la casa de los Medina, campesinos que fundaron, por iniciativa de Celia Sánchez y Fidel, el Quinteto Rebelde, el cual transmitía alegría en la manigua y extendió su música por gran parte del archipiélago, a través de un programa en la emisora guerrillera, fundada por Ernesto Che Guevara.

Según páginas digitales e impresas, deseaban pelear, por eso le pidieron armas a Fidel, quien respondió que la mejor posible era la de ellos, la ideológica. Y pensaron les darían una con ese nombre (ideológica), un fusil más potente o con un cargador más grande. Luego comprendieron todo. Sus canciones desmoralizaban al enemigo e incrementaban el ánimo de los alzados y de otros simpatizantes con la causa independentista.

jóvenes en Comandancia de La Plata 1

En El Alto de Naranjo, dentro del Parque Nacional Pico Turquino./ Foto Armando Contreras Tamayo.

El historiador Luis Ángel Segura Castillo nos explicó que ellos también participaron, con su arte, en las batallas de El Jigüe y Santo Domingo y se estrenaron en la radio el 14 de mayo de 1958. Ahora residen cerca de la referida Ciudad Escolar.

Añadió que la Comandancia recibe una restauración capital, a la cual se suman trabajadores y pobladores cercanos. Decidimos ayudar, por eso tomamos algunas tablas y seguimos por entre la serranía hasta la casa donde vivió el colaborador Julián Pérez, conocido como El Santaclarero, para brindar nuestro aporte a su reconstrucción.

Desde allí, habló Fidel, el 17 de mayo de 1959, día en que se firmó la Ley de Reforma Agraria, la cual favoreció a las familias de 200 mil campesinos sin tierra y de 150 mil aparceros y precaristas, o sea, a más de dos millones de personas de una población que no rebasaba los siete millones, según escribió la periodista Marta Rojas, presente en el momento.

Luego nos fuimos a la sala de exposición, donde permanecen imágenes del Líder Histórico, una máquina de coser, empleada por el pelotón de Las Marianas para reparar uniformes, algunos mapas usados por los rebeldes y otras fotos y objetos.

Muy cerca recibieron el carné de la UJC seis jóvenes, y se levantaron música, canciones y las palabras de Aliuska Solano, quien, en nombre de los participantes, confirmo que las nuevas generaciones “seremos consecuentes con la historia forjada en lugares como este”.

Su esposo Roilán Fernández, también de Masó, la miraba con un poco de nerviosismo y, más tarde, añadió que fue una jornada inolvidable, con el encanto de compartirla con ella.

Arael Córdoba García, director del Monumento Nacional, con 17 construcciones rústicas y una extensión de 603 hectáreas, manifestó que uno de los mayores propósitos es favorecer el conocimiento de lo sucedido aquí, por eso desean tanto más visitas de jóvenes.

Para Jesús Ramos Núñez, de Yara, todo fue maravilloso, al igual que para Ángel Ramírez Medina, de Bayamo.

Luego, llegamos hasta la tumba de Geonel Rodríguez, llamado el Guardián de la Comandancia, por ser el único combatiente que permanece sepultado allí, al lado se mantiene esplendorosa una mata de rosas rojas. También pasamos por la posta uno y la Casa de los transeúntes

LA CASA DE FIDEL Y OTROS APUNTES

Casa de Fidel, Comandancia la Plata, Sierra Maestra

Muchos ya habíamos escuchado sobre el bohío ocupado por Fidel durante parte de la guerra y apresuramos el paso para llegar lo antes posible. Minutos después bajamos por unos escalones y encontramos la construcción, ubicada muy cerca de donde nace el rio La Plata.

Una leyenda crece, en relación con la instalación diseñada por Celia Sánchez, pero sobre eso escribiremos en una próxima oportunidad. Solo les adelanto que su posición es estratégica e incluye un cuarto oculto, donde se escondían documentos importantes.

Pasamos por el local denominado Administración Cívica de Territorio liberado, y algunos continuamos hacia el sitio desde donde salía Radio Rebelde, a unos mil 60 metros sobre el nivel del mar. Allí perduran algunos de los equipos utilizados, cuales símbolos de aquella etapa de heroicidades y sueños.

Ni el cansancio disminuyó el entusiasmo por visitar un lugar de tanta significación histórica. Cuando el camión apresuraba el paso, ya de regreso, y aquellas montañas, se desdibujaban en la distancia, pensaba en la suerte de mantener tantos recuerdos vivos, de poder caminar por senderos e instalaciones, testigos de tanto sacrificio, sangre y hasta muertes.

Mi mente guardaba las sonrisas y expresiones de emoción de los demás muchachos y me repetía una y otra vez: ¨Ojalá cada granmense, cada cubano pueda visitar la Comandancia y sentir su historia. Ojalá nuestro amor hacia esta nación tan grande sea siempre mayor”.

Jóvenes en Comandancia de La Plata

Sobre un camión hacia El Alto de Narajo./ Fotos: Armando Contreras Tamayo.

Jóvenes en Comandancia de La Plata 2

Los jóvenes cargaron tablas para contribuir a la restauración del actual Monumento Nacional.

Jóvenes en Comandancia de La Plata 3

En la sala de exposición del Monumento Nacional Comandancia General del Ejército Rebelde en La Plata.

Jóvenes en Comandancia de La Plata 4

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 3 de mayo de 2016 en Crónicas, Vivencias y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: