La ilusión de una profesión

profesión, CubaPor YASEL TOLEDO GARNACHE                

Venían llenos de ilusiones y con el nerviosismo en sus rostros, el último 28 de noviembre. Yo los miraba, y me veía en una situación similar, hace seis años, aunque en una mañana de diciembre.

Sumaban 38, de varios municipios de Granma. Algunos estaban junto a familiares y traían portaminas, gomas…, todos con el uniforme impecable. Andaban en busca de un sueño: dar otro paso hacia la profesión anhelada, en esa ocasión la de periodista.

Imagino el ajetreo de la mayoría el día anterior, el insomnio de algunos y hasta los instantes de pasmo, que suelen extenderse a los familiares.

Cientos de jóvenes similares realizarán exámenes de aptitud y entrevistas, en los próximos meses.

Las pruebas de ingreso se acercan, amigas de triunfos o frenos, por eso la importancia de incrementar la preparación y afilar las respuestas.

En apenas un día, dos o tres, los alumnos deciden parte importante de su futuro, atrás quedarán cerca de 12 años entre tareas extraclases, seminarios, desvelos…

El éxito depende, sobre todo, de ellos mismos, quienes necesitan el apoyo de las personas allegadas.

Recuerdo a mis compañeros de aula, los deseos de hacerlo bien, la tensión que rondaba en pasillos y locales. Varios tomaron calmantes y no pudieron evitar el sudor en las manos; otros, hicieron catarsis a escondidas mientras fingían tranquilidad.

A veces, la calma es escurridiza, porque uno se presiona demasiado por la importancia del suceso, la correcta redacción, la fecha histórica o el resultado matemático.

Los logros o llantos finales suelen ser consecuencia de la manera en que se recorrió el camino hasta allí, pues tanto contenido no se aprende en una o dos semanas. El estudio sistemático favorece las posibilidades de éxito.

En ocasiones, algunos deben mantener la ecuanimidad, a pesar de problemas familiares y tristezas por desamores, tan frecuentes en la adolescencia. Por eso profesores, amigos, padres, secretarios docentes… constituyen parte importante del equipo.

Este noviembre, entre aquellos muchachos, tuve la emoción de percibir la preparación de varios. Cuatro aprobaron las tres rondas de exámenes, destinadas a la cultura general integral, Español Literatura y un diálogo con miembros del tribunal.

Por cuestiones de la casualidad, me correspondió juzgar junto a la misma profesional que me evaluó seis años atrás, orgullo y responsabilidad.

Tal vez, los estudiantes no lo percibieron, pero también estaba nervioso, porque me sentía parte de ellos, disfruté sus respuestas correctas y sufrí las otras. Me alegró compartir, aunque de forma breve con Yohandra, de Manzanillo, Jesús de Buey Arriba, y Amanda y Vivian, de Bayamo. Ojalá seamos colegas en el futuro. Confío en su talento.

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 16 de enero de 2016 en Vivencias y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: