La Janis Joplin cubana

JanisYo debí haber vivido en los 60, le dije a Susana quitándome la camisa, mientras escuchaba el primer tema de Janis Joplin en el pequeño reproductor de pilas que había traído.

Ella me besó y sentí un suave sabor a ron, un deseo incontrolable de seguir quitándole la blusa tan despacio como lo estaba haciendo. Y de que ella acabara de bajarme el pantalón, que se resistía en la hebilla del cinto.

No en Cuba, claro. Pero sí en los 60. No sé, quizá en Inglaterra o en los Estados Unidos, le insistí.

Pero lo que menos le interesaba a Susana era eso, más ahora que había logrado desabrochar por fin el pantalón.

Mientras, recostado a los arrecifes, me daba un trago y pensaba que sí, que Susana tenía cierto parecido a Janis. Quizá en la larga cabellera rubia y alborotada que acariciaba con mi mano y su piel muy blanca. El rostro ahora no lo veía muy bien, tampoco recuerdo con mucha claridad los rostros de las mujeres que traigo a esta pequeña playa. De todas formas algo en ella me recordaba a Janis Joplin.

A partir de la segunda canción todo se disolvió en los tragos de ron y en la noche revolcándonos como animales por el suelo. La arena era realmente molesta cuando se colaba en las partes más inimaginables del cuerpo o en el pelo. Pero ya estaba acostumbrado a sentirla en mi piel y me importaban poco las quejas de Susana. Realmente era bastante excitante hacerlo así. Y estoy seguro de que ella no lo olvidaría en mucho tiempo.

No supimos cuando se agotaron las baterías del reproductor ni terminó el último trago de la botella. Tampoco nos interesaba. Al despertar tenía a Susana con su cabeza en mi pecho, completamente desnuda. Con sus magníficos 27 años a mis pies. Ahora pensándolo bien, esa era justo la edad de Janis Joplin cuando murió de sobredosis. Quizá por eso Susana no respondió cuando intenté despertarla por tercera vez.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 17 de agosto de 2015 en De todo y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: