Las travesuras de la nostalgia

Universidad de HolguínPor YASEL TOLEDO GARNACHE

El suceso me despertó la nostalgia. Al principio, ella caminaba con paso lento. Luego, saltaba de un lado a otro, como duendecillo intranquilo, y los recuerdos se multiplicaban en mi mente. Una sensación indescriptible recorría mis entrañas, como sumergida en la marea de las venas.

Al frente, tres estudiantes, Ana Leticia López, Lorianne Urizarri y Mónica Ramírez, presentaban sus tesis en opción al título de licenciadas en Periodismo. Al final, las tres sonrieron entre aplausos y felicitaciones.

Hace justamente un año estuve en su lugar. Recuerdo el cómo diré todo esto en tan poco tiempo y el nerviosismo, más visible en mami.

Hoy pienso en los centenares de jóvenes cubanos que, durante estos días, realizaron exámenes estatales y defensas de documentos científicos. Imagino el ajetreo, el insomnio de algunos y hasta los instantes de pasmo, que suelen extenderse a los familiares.

Visualizo otra vez a varios amigos. Algunos derramaron lágrimas, tomaron calmantes y no pudieron evitar el sudor en las manos; otros, hicieron catarsis a escondidas mientras fingían tranquilidad. Luego, me confesaron que casi temblaron. Me ponían una mano en el hombro: «prepárate para cuando te toque».

Cuando es un familiar u otra persona querida la protagonista, los demás en la sala también sentimos inquietud, cada palabra nos parece la página de un libro inconcluso, y acentuamos con la cabeza, cruzamos los dedos o sonreímos seguros del triunfo.

El suceso comienza desde antes con la investigación previa, las entrevistas y encuestas, la redacción, la búsqueda del vestuario y el brindis… Por cierto, hace poco una diplomante me preguntó si consideraba adecuado hacer regalos al oponente y a los miembros del tribunal. «Es tu decisión», le dije.  Ella ripostó: «Los demás de mi grupo lo harán. Yo quisiera, pero…» El tono de su voz y la tristeza en los ojos comunicaban más que las palabras. Eso merece otro comentario. Ojalá siempre tuviéramos la inocencia de un niño, un uniforme como ropa para ese momento y el brindis fuera modestísimo, simbólico, y no manera de presumir o motivo para el estrés y preocupación de algunos. El talento y la preparación lucen mejor sin encajes.

Las defensas de tesis significan también una especie de despedida de la Universidad, y presentación para la etapa profesional. Una puerta se cierra, aunque no de forma completa, y otra se abre, llena de retos, sueños y deseos de superación.

Hacerlo bien es ser consecuente con los buenos profesores, los esfuerzos personales y el de la familia. Al final, queda ese vacío que nos hace volver una y otra vez en busca de los recuerdos, y desandar nuevamente los pasillos de la Casa de Altos Estudios, jugar pelota junto a los compañeros de la beca o recorrer calles y parques, que nos despiertan la sonrisa.

Perduran las imágenes del momento frente al tribunal, la oponencia y el auditorio. Uno las visualiza cada cierto tiempo, acompañadas de ese ser travieso, que ahora mismo persiste, incansable, la nostalgia.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Subdirector editorial de la Agencia Cubana de Noticias. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 13 de julio de 2015 en Crónicas, Vivencias y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: