Personajes fuera de la pantalla

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Televisor, CubaJavi, de cuatro años de edad, quería ver una película en inglés y con una trama bastante violenta, aunque no entendiera nada, porque “a mí lo que me gusta es la fajatera”. El primo, quien escribe estas líneas, le dijo ¡no!, y el niño dio unas pataditas sobre el piso, acompañadas por el inicio de un forzado llanto.

Hace varios días, Javi soñó que unos bichos se llevaban a su hermana en una jaula para convertirla en reina mala. Luego, estuvo desvelado hasta las 2:00 o 3:00 de la madrugada. La madre lo acompañó hasta que la claridad del día borró el miedo a la posible reaparición de aquellos “malhechores”, que él vio antes en la pantalla.

Desde hace varias jornadas, observa con frecuencia otro material audiovisual sobre un caballo salvaje, e incorporó a sus juegos el hábito de tirar patadas y correr a toda velocidad.

Josué, de siete años, se disfraza de hombre araña y otros superhéroes y hasta repite gestos y parlamentos de aquellos con frecuencia.

¿Cuánto influyen la televisión (TV), videojuegos y otras escenas en los infantes? ¿Cuál es la responsabilidad de los adultos a su alrededor? Les propongo centrarnos en las relacionadas con “pleitos”.

El investigador Philip Rice asegura que quienes ven violencia se comportan más agresivos sin importar su localización geográfica, sexo, nivel socioeconómico ni problemas emocionales. Eso se refuerza en los de menos edad.

Medina (2010) aclara: “Ellos aprenden más que imitación e incorporan soluciones ‘bravuconas’, aunque no las manifiesten de forma inmediata. Pueden considerar las peleas como un mecanismo normal para resolver conflictos”.

El efecto de programas y dramatizados provoca que hasta adultos repitan formas de vestir y expresiones. En los pequeños, cual esponjas, la dimensión es mayor.

Estudios sobre violencia y agresividad en la TV revelan que los dibujos animados suelen incluir 23 escenas de ese tipo durante cada hora, como promedio.

Muchos juegos digitales privilegian los disparos, lanzar lava, matar animales… Tal vez, ahora mismo usted recuerde varios.

Afortunadamente, existen ejemplos de lo contrario. Algunas propuestas resaltan el sentido educativo y didáctico.

Los padres, familiares y otras personas cercanas a los infantes debemos prestar atención a sus formas de esparcimiento y establecer límites. Además, desaprobar los episodios agresivos o de otro tipo, que constituyan manifestaciones desfavorables.

No impidamos que pasen tiempo frente a la pantalla, pero guiémoslos en la selección de lo observado, conscientes de la importancia para su formación y comportamiento presente y futuro.

Javi, como tantos niños, sigue entre carreras, palos de escoba convertidos en potros, matas de mango y personas que lo quieren y cuidan. Seguramente, su gusto por la televisión persistirá, aunque sus películas y muñes sean otros.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 29 de junio de 2015 en Comentarios, Vivencias y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: