Felicidades a Heras León por el Premio Nacional de Literatura

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Eduardo Heras León

Los medios de comunicación lo anunciaron desde el viernes, 16 de enero: Eduardo Heras León, el profe, el consejero, el soñador, el principal impulsor del Centro Onelio Jorge Cardoso, el escritor con múltiples reconocimientos obtuvo el Premio Nacional de Literatura 2014.

El jurado, liderado por César López e integrado también por Luisa Campuzano, Guillermo Rodríguez Rivera, Roberto Méndez y Waldo Leyva, acordó, por mayoría, otorgarle el más importante lauro literario del país, como reconocimiento a su trayectoria como literato, pedagogo y aportes a la cultura.

Imagino la alegría de Ivonne, su esposa, de los amigos y esa gran familia que es el Onelio, las felicitaciones de Raúl Aguiar, Sergio Cevedo, Francisco López Sacha… El sonido del teléfono debe ser permanente, el entusiasmo en el acogedor apartamento donde vive entre libros, deseos de superación personales y para los más jóvenes, y sueños, muchos sueños.

Hoy pienso en el Heras, huérfano de padre a los 12 años de edad, que fue limpiabotas, vendedor de periódicos y billetes de lotería, limpiador de portales… durante parte de la década de los ’50, pero que nunca dejó de fantasear. Imagino al muchacho que combatió contra los agresores en Playa Girón y luego inmortalizó la experiencia en su libro La guerra tuvo seis nombres, por el que ganó el Premio David.

Me parece verlo alegre, cuando la noticia de su Mención única en el concurso Casa de las Américas de 1970, por Los pasos en la hierba. Y después el desespero, la tristeza, las puertas cerradas… por una muy conocida polémica en el campo ideológico-cultural, provocada, sobre todo, por la crítica Otra mención a los Pasos, de Roberto Díaz en el Caimán Barbudo, que desató tempestades en contra del joven intelectual.

Algunos hicieron cuestionamientos ideológicos bastante ridículos. Heras fue expulsado del Consejo de Redacción del referido medio y de la escuela de Periodismo, donde cursaba el cuarto año. Pocos se mantuvieron a su lado, entre ellos Silvio Rodríguez y Senel Paz.

De aulas universitarias fue a la fábrica Vanguardia Socialista, de fundición y forja de acero, donde se desempeñó como obrero-forjador y hornero, maestro de la Facultad Obrero-Campesina, responsable de Capacitación y jefe de Recursos Humanos. Allí laboró hasta 1976.

Yasel Toledo y Eduardo Heras LeónÉl una vez me contó que, después de aquello, nunca fue el mismo:

“Imagínate, yo había escrito dos libros y los dos fueron premiados. Escribía en cualquier lugar, a cualquier hora. Escribí Los pasos en la hierba en la Redacción del periódico. No me importaba el ruido de la gente, ni de los linotipos. Tenía una capacidad extraordinaria para concentrarme, un entusiasmo, tantos sueños.

“La situación, el castigo, fue como un tajazo que me frenó. Durante algún tiempo, ni siquiera leí, no sentía deseos, motivación, menos para escribir. Me sentía marginado, apartado. Nadie me explicaba nada, no dejaban que yo defendiera mis criterios. Sólo los amigos verdaderos se mantuvieron a mi lado y también sufrieron. Después, varias personas me pidieron disculpas”.

Heras siguió aquí. Sus principios revolucionarios y el amor a Cuba y a su gente fue más fuerte que lo demás. Los premios siguieron llegando. Su obra cuentística, desde La guerra… hasta Dolce vita –último libro- tiene mucho de autobiográfica. Incluso, de la etapa en la fábrica sacó Acero, que aborda precisamente la vida de los obreros, con extensiones en otros como Cuestión de principio (1986).

El Chino, como cariñosamente lo llaman algunos, continúa recibiendo en una casona, ubicada en la quinta avenida capitalina, a muchachos de todo el país que sueñan con ser escritores. Los aconseja, cuenta una anécdota, sonríe y habla otra vez de niveles de realidad, tipos de narradores, corrientes subterráneas de sentidos…, en fin, de ese otro mundo tan suyo: el de las técnicas narrativas. Al final, se despide con un abrazo. Y casi todos le agradecen.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 19 de enero de 2015 en De todo y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: