La virtud del incendio de Bayamo

Por David Rodríguez Rodríguez
Incendio de BayamoHay fechas patrias que conmueven, que generan sentimientos de orgullo, que nos hacen crecer como seres humanos habitantes de una tierra extraordinaria, bella y con una estremecedora historia.
Bayamo es todo eso y mucho más. Es sol para la oscuridad. Es aliento para los desanimados. Es insoslayable por lo vivido. Es, en fin, un crisol en el firmamento.
Y de su gente, ¿qué decir? Personas que valoran la inmensidad del sitio donde nacieron y viven, que sustentan ese amor por el terruño en cada amanecer, en cada anochecer, en cada instante de la vida.
Y este es uno de esos días en los que la memoria no se deja moler por el paso del tiempo, esta se mantiene intacta en su esencia, pero agregando valores que la hacen grandiosa.
12 de enero y la evocación de aquel hecho toma características muy hondas en los corazones de los bayameses, quienes saben de la trascendencia de lo sucedido.
Y a la luz de los años transcurridos de la épica acción, podemos preguntarnos muchas cosas inherentes a lo que se vivió hace 146 años.
¿Cuántas personas derramaron lágrimas al tener que decidir ante el supremo acto de quemar sus viviendas y marcharse al monte, desprovistas de sus propiedades?
¿Cuántos de aquellos bayameses habrán tenido sus dudas acerca de la importancia de quemar la ciudad antes de que cayera nuevamente en manos de los colonialistas?
¿Cuánta riqueza se perdió entre las llamas de la libertad aquel día en que se apostó por el fuego como herramienta de lucha contra el poder colonial español?
No hay duda, se perdió mucho de lo material existente, se perdió el techo de los bayameses, pero se ganó en virtud, en patriotismo, en grandeza.
Aquel fue un heroico llamado de la conciencia de un naciente pueblo en revolución, que había nacido en estas tierras como llama de libertad de todos los cubanos.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 12 de enero de 2015 en Bayamo, Crónicas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: