Mi romance con Gabriel García Márquez

Por Rocío Rosales del Río

Al Gabo lo encontré por accidente dentro de una caja de libros viejos. Su nGabriel García Márquezombre aparecía en la portada de uno de ellos con un título que saltó a mis ojos y el cual estaba lleno de melancolía Cien años de soledad. Aproximadamente cien años debió haberse pasado aquel libro en aquella caja como algo insignificante.

Decidí aventurarme en la lectura y en las primeras letras logró enamorarme para siempre, a pesar de la diferencia de edades. Aquellas palabras no las habría de olvidar nunca: Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.

Así comencé a desnudarlo y lo encontré de perverso entre Memorias de mis putas tristes -yo que lo creía tan serio- lleno de hipérbolis pero siempre conciso, natural, sencillo y muy coloquial. Le quité la camisa lentamente y en eso, en ese preciso momento, comenzó hablarme de Fermina y Florentino, la pareja que demostró que se puede hallar El amor en los tiempos del cólera. Esta conversación me llevaría un poco de tiempo y aunque retrasaría unos sabrosos besos, me sumergiría en una historia llena de placer.

Gabriel García Márquez, literaturaDotó de tanta vida a Fermina y Florentino que en unas pocas páginas me parecía conocerlos de siempre. Los rodeó de detalladas descripciones, en ocasiones exageradas, pero aunque era ficción, todo ensalzado con hechos convincentes parecía la pura realidad. Esto sería parte de su realismo mágico, aspecto que marcaría su estilo para siempre. Historias que son actuales y realistas mientras que parecen mágicas e imposibles a la vez. Entre ellas las 622 veces que Florentino tiene relaciones amorosas o los 22 metros que medía el pelo de Sierva María en Cien años de soledad. !Simples exageraciones del Gabo!.

Al finalizar la cita, casi sin aguantarse me sacudió entre sus sábanas con viajes en retrospectivas, frases largas, descripciones preciosistas. Me recorrió el cuerpo con palabras precisas, me arrancó el alma como un demonio, me tiró de un lado al otro del cuarto y me…

¡Qué bueno que aquel día saqué ese libro del rincón!

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 25 de noviembre de 2014 en Crónicas y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: