Van Van y Frank Delgado: Memorias de dos conciertos

Por Erian Peña Pupo (Especial para MiraJoven)

Concierto de los Van Van en Holguín. /Foto de Amauris Betancourt.

Concierto de los Van Van en Holguín. /Foto de Amauris Betancourt.

DE QUE VAN VAN

A mis amigas desenfrenadamente vanvaneras…

Los 10 millones de la zafra del 70 no fueron, pero Van Van se quedó. La semana pasada Van Van desplegó su maquinaria en la plaza de la Revolución de Holguín; realizan una gira nacional tributo al Maestro Juan Formell.

La gente empezó a llegar, otros se iban y quién sabe por qué; no había tantas personas como supuse pero la plaza se llenó, pues con Van Van cualquiera baila, hasta yo que tengo dos pies izquierdos y poca musicalidad para el baile…

Y por qué no, esto me sorprende: la mayor parte del público es joven, bien joven, que no identifica a Van Van con El buey cansa´o, pero sí con Un año después, alias La costurera… Un público también de estudiantes universitarios que corea los temas.

Suena bien, suena Van Van (que para muchos es decir suena Cuba) y que mejor que eso; aunque otros no se acostumbren a la falta del sonido Formell: la “educación Formell”, dice Fran Delgado en una canción nueva. Hay voces frescas en la orquesta, otras más clásicas, y hasta un disco nuevo en producción…

Es difícil a veces apreciar la música en un concierto como este: la gente pasa, te pisa, es casi imposible moverse (ni bailar), vuelven a pisarte, te obligan a fumar casi de todo… Pero aun así, luego del silencio la plaza parece estremecerse. Y la aplanadora, aplana. Y la maquinaria, maquina. Y el tren arranca. Y frente a uno pasa buena parte de la historia musical de este país.

Vi la orquesta con Formell, hace tres años, creo; y ahora en la música de Van Van encuentro la esencia y el mejor homenaje que se le puede hacer al eterno bajista y director de esta agrupación. Salud Maestro, hay Van Van para rato, no por gusto esta es una Isla eternamente musical.

Nota: Regresamos a la universidad 19 personas en un coche: no es una mala propuesta cubana para el Record Guinness. Nadie le preguntó al caballo que opinaba del asunto.

P.E: Van Van también se presentó en Bayamo este 20 de octubre, día de la cultura cubana.

FRANK DELGADO: COMO LO SIENTO LO CUENTO

Frank Delgado en concierto.

Frank Delgado en concierto.

 A Sailis, Eddy y Kmilo

A Daniel, por arriesgarnos hace varios años con Frank

El Gordo estaba en el escenario… Parece mentira, pero sí, estaba allí con su jocosa soltura de siempre: el amplio pulóver, la gorra sobre el pelo revuelto, las gafas, la guitarra y la sinfonía al cuello… “Qué emoción, qué emoción, es Frank, es Frank…” da saltos infantiles una amiga y le brillan los ojos.

Frank Delgado cantó en Holguín, invitado por un festival de guaracha en honor a Faustino Oramas, El Guayabero: cantó en el teatro principal de la ciudad, delante de un numeroso público que lo aclamaba, le pedía temas, cantaba con él… Y creo que casi hace infartar a algún que otro funcionario político (o de cultura) con sus temas…

A cualquiera podría parecerle extraño tener a Frank en un teatro principal: fue un tipo censurado, al que le destinaban pequeños escenarios y con muy poca promoción de los medios (que esta vez tampoco fue mucha), al que seguía un piquete de amigos y jóvenes soñadores e irreverentes, que escuchaba las grabaciones de conciertos en vivo, los videos borrosos y de poca calidad que pasaban de mano en mano… Porque Frank nunca ha sido un músico de multitudes, de amplios escenarios, de televisión ni radio; es un trovador de andar de disco en disco clandestino, de memoria en memoria…El más topo de los topos de su generación.

No sé porqué diablos siento a Frank tan cercano: su música no es la de mi generación, no la será. Es parte de la banda musical de aquellos jóvenes que hoy rondan los treinta, quizá más, quizá menos; estudiantes universitarios en los años noventa (años a los que Frank no deja de cantarle sinceramente) y que entonces lo escuchaban (casi clandestinos) mientras la familia partía en una lancha (o una balsa de madera) a la otra orilla; mientras estudiaban inglés en el día, y en la noche ofrecían su cuerpo al por mayor, mientras creían que en ese momento la Revolución se vendría abajo; pero seguían luchando, permaneciendo a cuenta y riesgos en esta orilla…

Frank Delgado comenzó a cantar “suave” algunos temas más románticos, como Cuando se vaya la luz, mi negra; y las canciones que le ha dedicado a su hijo: Carta del niño cubano a Harry Potter y Carta a St. Claus. Pero Frank subía la parada, y cantaba y el público le pedía: Embajadora del sexo; La isla puta, Frank, cántanos esa; Veterano, Veterano; La Otra Orilla… y Frank comenzó a cantarlas poco a poco.

Al principio parecía resistirse, traía una relación de los temas que cantaría, pero el público pedía más y más: Mi mapa, Utopías, Trovatur, Gallegos… Y también los temas más fuertes (es un tipo que a fuerza de costumbres no parece temerle a las “políticas culturales” y como lo siente lo dice, él lo deja claro…); la gente aplaudió, alguien gritó alguna consigna anticomunista que se mezcló con los nombres de las canciones, y Frank cantaba: “Yo vivo en una isla puta donde todo el mundo está de paso, y los que se fueron viven mejor que los que se han quedado, yo vivo en una isla antena que emite gente para todas partes, seremos los nuevos judíos si el rabino se niega a escucharte; me dices lo bien que estamos y yo te digo que no te creo, pero enseguida me bajas un mareo…”

También cantó temas nuevos, y uno dedicado al Maestro Formell y a los Van Van… Frank es un tipo jocoso, jodedor, bromista; se apropió del escenario por dos horas, de pie todo el tiempo, cantó, hizo largos cuentos, se apropió del público, se le olvidaron algunas canciones, “haremos como si esto fuera una peña, pero con más gente”, dijo. Y las canciones se iban desganando una tras otra. Dice un amigo que este fue “el primer concierto democrático en el Suñol” (así nombramos al principal teatro holguinero)… Al final bromeó hasta el cansancio con las congas santiagueras y los recibimientos que le hacían a varios presidentes del Tercer Mundo… La gente reía a carcajadas.

Pero antes el público gritó: “Frank, Frank, La otra orilla…”. Y rasgó la guitarra para cantar a toda voz seguido por el público: “Bailando con Celia Cruz, oyendo a Willy Chirino, venerando al mismo santo y con el mismo padrino; allá por la Zaguacera, Calle Ocho y Hialeah, anda la media familia que vive allá en la otra orilla…”.

“Bailando con los Van Van, oyendo a Silvio y Pablito, haciendo cola pa´l pan o compartiendo traguitos; la dignidad y la distancia es más de 90 millas, yo decidí a cuenta y riego quedarme aquí en esta orilla”. (17 de octubre de 2014)

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 21 de octubre de 2014 en Arte, El viñetazo y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. los que ha dado en cienfuegos han sido iguales, geniales, con anécdotas divertidas y ocurrencias, el último concierto duró como 3 horas.
    la única insatisfacción es que nunca canta la para mi mejor canción dedicada al ché y me disculpan pero es mi gusto, la Con la Adarga al hombro. Recuerdo que como el nombre es largo cuesta trabajo gritarlo y en un concierto alguien le decía “la del che” “la del che” y el entendió “échala” jajaja

  2. para que luego diga que la culpa de que el no entendiera la letra de las canciones de Serrat era el radio viejo que tenía jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: