Debilidad de mortales

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

Reflejo, de Darwin AlbertiA veces, el reencuentro implica reflexión, comparaciones indeseadas, dañinas, fuentes de duda. A veces, uno odia al reencuentro, lo culpa, lo oscurece, intenta apuñalearlo, borrar sus imágenes, pero no puede, no muere, quizá porque las gotas de sangre se adhieren con sutileza para recordar que somos mortales, débiles, incapaces de olvidar lo más dañino, lo que retumba en la cabeza hasta impedir el sueño, la tranquilidad.

El reencuentro no tiene sitio fijo, predilecto, tampoco indeseado, aborrecible. No siempre es carnal, ni siquiera elocutivo. Aceras, paradas de guagua, viajes cortos, parques, playas, suelen acompañarlo de sorpresa, de alegría, un amigo me dice que también de arrepentimiento.

Me explica que las llamadas telefónicas también implican reencuentros, pero forzados, aburridos, sin impulsos, besos imprevistos o riñas con abrazos salvadores. Cada quien tiene sus criterios, los más frecuentes involucran dinero. Todos razonables.

Soy un tipo demasiado soñador como para comprender ciertas realidades. El tiempo lo dirá, me enseñará y, seguro, me hará más fuerte, insensible, aunque no sé si sería lo mejor.

Las promesas no sirven, en ocasiones, las palabras tampoco, crean espejismos, atmósferas engañosas, sin luz, sin aire. Ojalá la noche no sea eterna. Ojalá cada quien sea su propio héroe. He conocido historias desgarradoras, tristes, impensadas. Es paradójico: cuando escucho los testimonios siento el reencuentro.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 16 de octubre de 2014 en Uncategorized y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. tienes razón, los reencuentros siempre están cargados de muchas emociones y casi siempre son tan repentinos e inesperados que te quedas pensando lo que debiste decir o hacer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: