Diversidad

Jorge Suñol Robles, amigo de Holguín

diversidadHabana Abierta  me dice que ahora si tiene la llave, luego, que su corazón fue un boomerang, se forma tremendo relajito y al final me suelta un  Asere qué bola. Su canto me inspira a escribir. Quiero hablar de mí, de él, de ella, de todos, hacer un recorrido por los pronombres para comprender, para amar, para vivir esa diversidad de la que tanto se habla.

Hoy seré negro, mulato, blanco y alvino. Caminaré despacio y observaré a mi alrededor, mi gente, mi pueblo, mi Cuba. Ajiaco será la comida perfecta. Besaré a mi madre y le recordaré cuánto la amo. Respiraré, cerraré los ojos y diré: soy hombre, soy humano.

Por qué no aceptarnos, por qué maltratarnos, por qué seguimos esquemas, por qué hablamos de lo mismo, por qué nos da pena salir a las calles por estar gordos o flacos. Cansado. Estoy cansado de la ignorancia, las apariencias, la envidia, los celos.

Por qué criticamos al que sale del teatro y luego se “ripia” en una discoteca con el reguetón, a la que lo mismo anda con una licra Suelen o con un vestido de gala, al muchacho que canta ópera y también rumba, a la vieja pepilla que anda con jeans, al niño que adora bailar ballet, a la “socia” que anda muy varonil, al rockero que sale a pleno sol vestido de negro, al “maduro” que está con una joven verde, al evidente trasvesti.  Por qué.

Así, se sienten felices, disfrutan, gozan de la vida. No le temen al  “qué dirán”. Se muestran tal y como son, sin temores al rechazo. Caminan convencidos, seguros. Logran rebasar “fronteras”  impuestas por una sociedad llena de prejuicios.

Nos falta tacto, comprensión, otras miradas, más abiertas, más liberales, más diversas. Entender que cada persona es diferente, no importa cómo se vista, con quién ande, cuáles son sus gustos, pues eso lo determina uno mismo y nadie debe intervenir en ello.

Gente libre, con una sonrisa en sus labios, aunque no tenga dentadura perfecta ni los dientes más blancos del mundo, gente sencilla, gente que ame, que luche por lo suyo, que no le de miedo su rostro lleno de espinillas, que salga y diga: Me siento bien como soy.

Engancho Azul y no tan rosa, película venezolana. No traiciono mi masculinidad cuando en mis ojos aparecen lágrimas. Llorar siempre es bueno. Casi dos horas de filme. Creí que después de tanto tiempo y búsqueda no la iba encontrar. Véanla, es excelente. Luego, me cuentan.

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Vicepresidente nacional de la Asociación Hermanos Saíz. Fue subdirector editorial de la Agencia Cubana de Noticias. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. En twitter: @yaseltoledo10. En Instagram: YaselToledoGarnache. En Youtube: Mira Joven (Cuba). E-mail:yasegarnache@gmail.com

Publicado el 8 de octubre de 2014 en Crónicas y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: