El bateador

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

béisbol, CubaJorge estaba en el círculo de espera. Y ya la gente voceaba su nombre. El bateador en turno recibió base por bolas.

Jorge lanzó un escupitajo y se pegó al home. Hizo dos zuines al aire con una técnica tremenda. Le dijo algo al pitcher y apuntó con el bate a lo profundo del estadio, igual que lo hiciera Baby Rood en aquel juego legendario de la Serie Mundial.

Las bases estaban llenas. La gente seguía coreando su nombre. El sabía que podría decidir el partido, pero.

Ese día El Flaco estaba durísimo y con un control de asiático. La ponía siempre en las esquinas. No repetía dos lanzamientos iguales seguidos. Apenas había permitido dos hits en los ocho innings anteriores. Jorge tenía de dos cero: rolling al campo corto y fly al left field. El Flaco lucía bastante tranquilo, pero.

En juegos anteriores, Jorge siempre le bateó bien a El Flaco. Tenía un average de 365 frente a él.

¡Strike! Se lo dejó cantar. El solía pegarle con fuerza a ese tipo de lanzamientos. Pasar la pelota por encima de las cercas del right field, y celebrar junto a sus compañeros y a los aficionados, que seguían coreando su nombre: ¡Jorge! ¡Jorge! ¡Jorge! Él los tenía acostumbrados a decidir en ese tipo de situación, a mantenerse tranquilo y a empujar las carreras, pero.

Pidió tiempo y se apartó del home. Recostó el bate de uno de sus muslos. Tomó un poco de tierra en las manos y, todavía inclinado, dio una especie de aplauso. Miró a la parte izquierda de las gradas. Hizo dos zuines más al aire. Entró al cajón de bateo y de nuevo un escupitajo.

El Flaco le dijo algo e hizo un gesto un poco obsceno. Los aficionados seguían coreando el nombre: ¡Jorge! ¡Jorge! ¡Jorge! Él sentía deseos de botar la pelota y decirle a El Flaco que se comiera su guapería, que lo respetara, que recordara los jonrones, los tubeyes, las carreras que impulsó frente a él otras veces, y nunca anduvo con faltas de respeto y menos en el terreno, delante de tanta gente y hasta de cámaras de televisión.

Escuchaba su nombre desde las gradas: ¡Jorge! ¡Jorge! Jorge! Empuñó el bate con fuerza, pero.

¡Strike! Fue un lanzamiento bajito y afuera. Le dijo algo al árbitro, que prefirió darle la espalda. Jorge se separó del home. Parecía molesto. Miró otra vez a la parte izquierda de las gradas. Movió la cabeza en señal de aprobación. Dos zuines más al aire. Apuntó de nuevo a lo profundo del estadio. Ahora sí, decían algunos y seguía coreando su nombre. Levantaban con más fuerza los carteles: ¡Jorge, el Campeón! ¡Jorge, el mejor!

El Flaco sacó el pie de la tabla de lanzar. Cogió la pes rubia. El jugador de primera se acercó, para decirle algo. Ambos también miraron a la parte izquierda de las gradas. El Flaco no podía esconder su nerviosismo.

El manager pidió tiempo. Caminó con paso lento hacia el montículo. Llevaba alrededor de tres minutos allí, cuando el árbitro paró la conversación. Entonces fue Jorge quien dijo algunas palabras de guapería. Se dio una palmada en el pecho y volvió a señalar a lo profundo.

La tensión se sentía en todo el estadio. El juego podría decidirse con el próximo lanzamiento, pero.

Jorge alcanzó a rozar una bola por fuera, que el cátcher no retuvo. Miró a la parte izquierda otra vez. Se secó el sudor de la frente. Durante un momento, se quedó inmóvil, con la vista fija en algo o en nada. Seguro que recordó aquellos batazos que lo convirtieron en un ídolo, aquellos que hacían que los aficionados siguieran coreando su nombre: ¡Jorge! ¡Jorge! ¡Jorge!, y usaran ropas con su número y alzaran los carteles…, pero.

¡Strike 3!

Jorge caminó hacia el dogout de forma lenta. Arrastraba el bate como si le pesara demasiado, como si fuera una especie de error que comenzaba quitarle la fuerza o el orgullo. Me miró otra vez en la parte izquierda. Le hice un gesto cualquiera. Bajó la cabeza. Yo también me sabía culpable.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 7 de octubre de 2014 en Béisbol, Deporte y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: