Torneo de Softball: Un recuerdo distorsionado o la tergiversación de una derrota

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

El equipo de Granma apenas obtuvo tres victorias en el Torneo Nacional de Softball.

El equipo de Granma apenas obtuvo tres victorias en el Torneo Nacional de Softball de la Prensa.

En el Campeonato de Softball de la Prensa andábamos arrastro. Siempre perdíamos por algo: por errores, fordfield, descaro de los árbitros o porque discutíamos entre los miembros del equipo, hasta ganando en el último inning. Pero contra Medios Nacionales –conjunto de la capital- todo el mundo sabía que sería distinto, porque los juegos entre nosotros son una especie de final entre Industriales y Santiago en la Serie Nacional de Béisbol.

El estadio estaba repleto. La gente les gritaba, porque eso sí, todo el mundo estaba de nuestra parte.

Carlos pidió la bola. Y el director se la dio.

Hacíamos ejercicios de calentamiento en la parte derecha del terreno. Les tengo un pique, me dijo el Gallineta. Le comenté que yo también, por payasos que son. Y me fui con el masajista para que me aliviara un dolor en el muslo izquierdo.

Brito hacia zuines a un costado del dugout. Y repetía, como un loco, a estos les voy a dar dos pa la calle. Hay que caerles arriba desde el inicio, nos dijo el viejo Cordoví.

Por primera vez, había tanta unidad en el equipo. Todos parecían concentrados. Yo me sentía a mil, tenía unos deseos tremendos de fildear y de pararme en el home plate, para descargar mi furia por las derrotas anteriores con dos o tres batazos. Por eso me molesté más cuando Cordoví me dijo que me quedara, que por los malditos dolores no podía jugar. Estuve a punto de mandarlo pal carajo e irme para el center field, pero a ese viejo yo le tengo un respeto del carajo. Les di algunos consejos a los demás. Y me senté.

Softball de la prensa en HolguínCarlos la ponía siempre en las esquinas y bajita. Los de Medios Nacionales, los mulos, los salvajes, los fuera de liga, lucían desesperados. No podían dar los jonrones de siempre. El Gallineta los humillaba en el left diciéndoles ofensas cada vez que les cogía un fly. Al bate, abrió con tubey. Y ahí mismo todo el mundo se animó a dar palos. Tacho, Brito, Armando, Ernesto… aquello parecía un entrenamiento de la ofensiva. Yo hasta hacía zuines imaginarios. Y voceaba. Saltaba.

La gente aplaudía en las gradas. Los del otro equipo estaban a punto de llorar. Y les decíamos de todo. Era casi nocaut. Parecían rendidos.

Pero Carlos empezó a dar bolas. Y los corredores a acumularse en las bases. Y los hits. Los jonrones. Y los errores de nuestra parte. El Gallineta ya no hacía bulla. Poco a poco, se acercaban en el marcador. Cordoví estaba a punto de explotar.

Yusnel salió de relevo, pero igual. Decía que no había calentado lo suficiente. Y Cordoví que lo que hacía falta eran cojones. Y a discutir entre nosotros. Y yo que quería jugar.

Desde el dugout, todo parecía borroso. Yo veía las siluetas corriendo tras la pelota. Y los gestos. Y escuchaba voces.

Creo que sufrí un desmayo o simplemente no quise ver más. Me recosté sobre una esquina del dugout hasta que por fin Medios Nacionales fue a la defensa. Última oportunidad. Última…, decían algunos de nuestro equipo. Y cogían los bates. Hacían zuines al aire. Base por bolas. Jit. Fly. Rolling. Error.

Prepárate que si Ernesto se embasa vas a batear, me dijo el viejo Cordoví. Y me fui al círculo de espera.

Miraba al lanzador con una atención como nunca. Sabía que le podía conectar con facilidad. Ernesto lucía bastante tranquilo en el home plate. Tenía tres bolas sin strikes. Era casi seguro que yo iba a batear. Ya me veía pegándole a la pelota. Strike 1. Corriendo por las bases. Strike 2. Pisando el home. Zuin completo. Ponche.

Los de Medios Nacionales celebran.

Los de Medios Nacionales celebran.

Tiré el bate contra el suelo. Dije dos o tres palabrotas. Y me fui al dugout. Ernesto se sentó a mi lado. Él casi ni hablaba. Intentó decirme algo. Le di unas palmaditas en el hombro. Y me fui en dirección a la guagua.

Poco a poco, los demás del equipo iban subiendo. Todos en silencio.

P.E: Y na, yo sólo di cuatro hits en todo el torneo.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 29 de septiembre de 2014 en Béisbol, Deporte, Eventos y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: