Literatura: ¿La muerte de la originalidad?

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

… ¿Cuánta gente ha escrito lo mismo o algo parecido? ¿Cómo describo las tetas de esa mujer? ¿Con qué palabras? ¿En qué tono? Las descripciones de tetas están agotadas, siempre habrá algo de realismo sucio, de naturalismo, de poética o de lo que sea en el interior de una expresión relacionada con eso, siempre habrá algo de otros autores. Ni hablar de los labios, de los ojos… ¿Cómo los describo siendo totalmente original?  Vargas Llosa dice que las técnicas que se le atribuyen están en Tirantes blancos, novela de caballería de hace bastante tiempo. Y si él lo dice, por algo es. ¿Entonces cómo nosotros podríamos  escribir algo completamente innovador en el siglo XXI y aquí, en Cuba?

A ver, ¿cómo digo que aquella rubia está sabrosa?, así no puedo. Quizá hasta digan que una rubia sabrosa es un lugar común. Y de nosotros, ¿qué digo? ¿Qué somos amigos? ¿Qué nos conocimos en la parada? ¿Qué somos homosexuales? Y si incluyo a un carterista en el cuento, cómo lo pongo. Además, en cuántos cuentos cubanos hay mulatas, carteristas, homosexuales, uno o dos escritores deprimidos… En una pila. Tal vez hasta me digan que la locación, el interior de una guagua, está agotada…” En fin, qué hago. ¿Cómo escribo algo totalmente nuevo?

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 27 de agosto de 2014 en Literatura y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Hola. Te invito a seguir mi blog ciudadbastian.wordpress.com/2014/08/24/y-donde-quedaron-las-ladronas-de-sonrisas/

  2. Ok, un abrazo

  3. Eso me atormenta desde hace mucho:¿Cómo escribo algo totalmente diferente? ¿Dónde encuentro la originalidad? La busco dentro de mí, en mis dolores y sonrisas, en mis llantos y juegos de niño. Pienso en aquello que me dijo el amigo que tanto respeto, el escritor: Ya sólo pueden existir simulaciones. Pero no me rindo. Mi abuelo me lo prohibió durante aquella noche apagón en mi poblado natal. Sigo pensando. Escribiendo… Leo en la pantalla… y nada o muy poco. Vuelvo a empezar.

  4. mientras no te rindas llegará… saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: