EDGARD GOUSSE: EL INFAME OPORTUNISMO

Por REINALDO CEDEÑO PINEDA

Esta es la historia de lo que nació como un hermoso proyecto y acabó convertido en una infamia. Como se trata de un libro que implica a muchos escritores, como su presentación se ha hecho pública, como puedo decir con orgullo que lo ayudé a existir, aquí van estas notas. Los que me conocen saben que nunca las hubiera querido redactar.

El haitiano-canadiense Edgard Gousse, a quien conocí por el poeta Jesús Cos Causse hace algunos años, me comisionó en casa de la inefable Marlene —compañera de muchos años de Coss― para un posible libro que abarcaría la obra de la joven poesía cubana y haitiana. Él se encargaría de la hermana isla y de 17 autores, y yo de seleccionar a otros 17 jóvenes poetas en la Mayor de las Antillas, más la presencia especial de la núbil Libertad Dearriba.

De aquella conversación fueron testigos José Orpí, la propia Marlene y León Estrada (Este último trabajaría a su vez en una antología general de poesía cubana). La idea era un trabajo a dos manos. El haitiano mostró incluso una posible cubierta ya hecha que mostraban a dos autores. Así quedamos en ese primer contacto, y en los posteriores.

En fatigosas jornadas, durante meses, robé tiempo a mi trabajo y a otras responsabilidades para honrar mi compromiso. Primero, se dieron a conocer las bases de manera digital e impresa —incluido el periódico Juventud Rebelde― y se creó una cuenta para que los interesados enviaran sus poemas. Aquello parecía serio. Sobre la base de mi juicio, de una intensa lectura y de la sugerencia de otras personas, seleccioné y busqué autores jóvenes de valía a lo largo del país.

Podría hacer otro volumen de cómo logré localizar y convencer a algunos de ellos, porque los textos exigidos debían ser INÉDITOS.

Consulté, devolví, pedí explicaciones y hasta incluí ―a petición del mismo Gousse y con preguntas preparados por ambos— cuatro interrogantes que vinieron a complicarlo todo porque necesitó otras tantas consultas; pero esa petición también fue completada. Fue, en verdad, un trabajo de primer editor.

Correos fueron y vinieron, llamadas fueron y regresaron desde Pinar del Río hasta Guantánamo, sin que mediara más financiamiento que el de mi menguado salario. Tuve incluso que reponer el teclado de mi computadora, que se resintió de tanto trabajo. Lo expongo no como arrepentimiento, sino para que se sepa el carácter de la contribución.

Cada centavo lo di por bien empleado. Se trataba de la posibilidad de abrir puertas a voces nuevas de la lírica cubana.

Gousse seguía sumando iniciativas a la antología. La última fue una reseña crítica de cada autor. Traté de disuadirlo —no porque lo considerara intrínsecamente una mala idea―, sino por el riesgo de establecer criterios sobre la base de unos pocos poemas. En mi opinión, se actuaría de una manera impresionista, porque en algunos casos, las breves carreras de los autores aún no habían arrojado libros. Lo intenté, no obstante, y le envié lo escrito sobre Libertad Dearriba ―publicado en más de un sitio— y Eliécer Almaguer, mas mi partener en la antología tenía otras consideraciones, otros gustos.

Le dejé el camino expedito para que tomara de su mano esa parte del volumen. ¿Qué más podría hacer? Un estilo no es posible cambiarlo. En el interín, por cierto, también decidió no seguir trabajando con Edgard Gousse, el poeta Agustín Garzón, quien le ayudaba en la traducción.

Le suministré entonces, escrupulosamente, todos los datos de los autores cubanos: fechas de nacimiento, direcciones postales y electrónicas, biografías, las respuestas a las pequeñas entrevistas autor por autor y, por supuesto, los poemas ya decantados. El núcleo de la antología estaba terminado, la papilla lista.

Sin embargo, “CAMINOS POÉTICOS-CHEMINS POÉTIQUES Voces nuevas de Cuba y Haití / Voix nouvelles de Cuba et d’ Haiti” aparece ahora como obra de un solo autor. Mi nombre —que es decir mi esfuerzo― fue remitido “al corazón profundo” del libro. Tal fue el término empleado por Gousse. Léase: un puntaje apenas visible como seleccionador, una mención en los agradecimientos. Ni el propio Edgard encontraba esa línea profunda en la presentación hecha este 6 de julio de la Casa del Joven Creador. Incluso, el trance tragicómico movió a la risa del auditorio

No soy ningún advenedizo en materia editorial y ese despropósito nunca debió ser. Sé donde debe ir cada cosa. El aporte era capital y así debió ser reconocido. Edgard Gousse actuó como el emperador que al no ver cumplidos sus caprichos, pasa por sobre la cabeza de sus servidores. Actuó de mala fe y con una alta dosis de oportunismo, cual si tirara un hollejo luego de exprimirlo. Tengo un vecino que lo llamaría de una manera más fuerte.

Los autores cubanos —la mitad del libro— que están aquí son mi responsabilidad. Y también sus versos, sus datos y sus respuestas. Una antología no existe sin antologador y sin el riesgo de su criterio. Un libro no existiría sin autores, una editorial no existiría sin autores, una imprenta no existiría sin autores.

A estas alturas he visto publicado mi nombre en libros, revistas o periódicos más veces de lo que imaginé. No se trata de eso. Mi madre me enseñó desde muy joven a jamás ambicionar lo que no me pertenece, pero también a defender lo que merezco.

Pudiera parecer este un capítulo particular, pero lo más triste es que no es la primera vez que Edgard Gousse se ve envuelto en capítulos oscuros con escritores de Santiago de Cuba y muchas personas pueden atestiguarlo. Esperemos que sea la última.

Este es un caso más, donde la nobleza y la confianza se estrellan contra el humillante poder del dinero.

Si no leí estas notas en la propia presentación del 6 de julio, si domeñé mis demonios fue por respeto elemental a los allí presentes ―haitianos y cubanos―, a la Casa del Joven Creador y a la Asociación Hermanos Saíz que no tenían que pagar semejante acción.

Quiero que sepan los poetas Maikel Rico Trujillo, Eilyn Lombard Cabrera, Miguel Cándido Francisco Reynaldo, Yannier Orestes Hechavarría Palau, Jamila Medina Ríos, Reynier Rodríguez Pérez, Eliécer Almaguer Almaguer, Moisés Mayán Fernández, Rodolfo Tamayo Castellanos, Javier Luis Mora, Yoricel Andino Castillo, Raisa Katiuska Olivera Fleitas, Ricardo Javier L. Deville, Arlin Alberti Loforte, Yunier Serrano Rojas (Valerio). Heriberto Machado Galiana y Daniel Lienz Fariñas, que me alegra su confianza, que me enorgullece verlos en el libro.

Temo sin embargo, que se agregue a la condición ya sabida de que no recibirán un centavo —así lo establecía la convocatoria divulgada― el que no lleguen los ejemplares a todos. Debo confesarles que la solución escapó de mis manos. Quisiera equivocarme.

No me he leído las críticas ni los versos de los poetas haitianos, mas a primera vista “CAMINOS POÉTICOS-CHEMINS POÉTIQUES Voces nuevas de Cuba y Haití / Voix nouvelles de Cuba et d’ Haiti” (Editorial Tres Américas) parece un libro hermoso, aunque no siempre lo más hermoso resulte lo más limpio.

♣ A propósito de la antología bilingüe de poesía joven cubano-haitiana CAMINOS POÉTICOS-CHEMINS POÉTIQUES Voces nuevas de Cuba y Haití / Voix nouvelles de Cuba et d’ Haiti (Editorial Tres Américas), presentada en el XXXIV Festival del Caribe, Santiago de Cuba, el 6 de julio de 2014.

PE: El amigo Reinaldo Cedeño me envió este texto por e-mail. Cuando lo leí, sentí verdadera repugnancia hacia la actitud del señor EDGARD GOUSSE. Antiética, oportunismo, descaro… son algunos de los calificativos que se me ocurren. Alguien podría decir que el libro está, y eso es lo más importante. También lo creo, pero Cedeño, la dignidad y la propia literatura merecen respeto.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Corresponsal-Jefe dela Agencia Cubana de Noticias en Granma y Vicepresidente provincial de la AHS. Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 8 de julio de 2014 en Literatura y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 21 comentarios.

  1. Naskicet Dominguez

    Cuando te respondía, en tu blog me decía: SIN COMENTARIO, así mismo me quede, pero nada que me atreví a escribirte.
    Soy lector y un poco más al mundo del marketing y la publicidad, por lo que me ha tocado trabajar con mucho tipo de personas. Como Edgard han pasado por mi vida muchos, cabronazos, hijos de su madre, que lucran del sudor ajeno. Arpía, sinverguenzas, que lapidariamente viven como parasitos intestinales a costa de lo que logran sacar con sus bellas palabras… es toda una técnica que bien aprendida pueden vivir chupando de otros hasta su muerte. TE ENTIENDO, pero lo que te conocen sabemos que no has perdido nada MAS BIEN es otra BATALLA GANADA.

  2. Cedeño, lo importante de que divulgues tu carta no sólo por lo que te ocurrió a ti, muy lamentable ciertamente, sino porque no es un hecho único y muchos cubanos han salido timados, burlados y preteridos de hechos similares con partenaires extranjeros. Que sirva sobre todo de alerta, de advertencia para que a otros no les suceda lo mismo que a ti.

  3. Adónde hay que firmar esta declaración, hermosa y limpia?

    Yo la suscribo.

    Yo la respaldo.

    Yo la viví.

    Un abrazo sincero desde “el corazón profundo” de la poesía,

  4. Un abrazo, ya lo repliqué en mis redes sociales.

  5. Cedeño, lamento el suceso; aun así, y si sirve de consuelo, como vós mismo dices: “CAMINOS POÉTICOS-CHEMINS POÉTIQUES. Voces nuevas de Cuba y Haití / Voix nouvelles de Cuba et d’ Haiti (ed. Tres Américas, 2014) parece un libro hermoso”: eso es lo más importante, que el libro existe, que es un buen producto libro, y que servirá para promocionar a los poetas jóvenes antologados; el resto son “gajes” de los tiempos que nos tocó vivir, y, ante todo, es importante darle galletas sin mano a “Don Dinero”, creo yo.

    Slds, Siempre,

  6. Realmente me apena la situación, conozco cuanto duele pues he pasado por situación similar con colegas nacionales (de la capital). La modestia, la sinceridad, el humanismo actuante, la hospitalidad que caracteriza al santiaguero, es aprovechado -en no pocas ocasiones- por los que se creen pícaros para hacernos pasar por tontos, al final ¿quienes son los tontos? Haré todo lo posible por que se conozca este hecho. Es un mensaje de solidaridad de hermano.

  7. Este mundo esta lleno de todas esas especies

  8. Muy triste, en estas cuestiones cubano-foráneas, aunque parezca innecesario, hasta esos aspectos hay que dejarlos por escrito para evitar tan lamentables resultados. Algo así como: “el nombre del seleccionador, o antologador cubano, aparecerá con el mismo puntaje que el haitiano y en la portada…” etc, experiencia para la próxima si es que te decides, pero nada, querido, pa´lante el carro…que tú eres mucho más
    Un abrazo

  9. Moraleja:

    ” No se puede confiar en nadie ” ” De buenas intenciones está empedrado el camino hacia el infierno “.

    son pocas las personas en quienes se puede confiar, aunque tengan el traje de poetas.

    Un abrazo y nos veremos.

  10. Leí con atención tu mensaje y lo considero un justo reclamo. Todo el que ha publicado un libro conoce los desvelos de un buen editor. Haces muy bien en reclamar tus derechos porque como dijo Martí “… los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan”.

  11. Leo tu texto Edgard Gousse: el infame oportunismo y más allá de la indignación que comparto se me hace más grande tu dimensión como persona, como ser humano que no mide sacrificios para el trabajo. Lleva el asunto hasta la máximas consecuencias que tenga, yo solo puedo apoyarte espiritualmente, mis caminos no son muy cercanos al mundo de la literatura y la poesía en particular, mucho menos el mundo editorial, pero mi corazón está contigo, mi aliento y más.
    Un beso enorme

  12. Te hicieron una gran mierda con el libro. Buen articulo Es indignante lo que te hicieron pero tu eres mas.

  13. sobre Edgard G no me extraña…. Cos Causse me presentó a Edgard y acordamos el libro que le hice en Ediciones Catedral. Cos le pidió un adelanto que lógicamente exigen los linotipistas de la imprenta para el papel, etc. Entregó una miseria. Cuando Edgard regresó al Festival del Caribe me pidió los libros… y nos dijo que no iba a pagar porque no tenía dinero. Cos habló con él durante todos esos días. No pudimos quitarle los libros, se fue y nunca más regresó, solo hasta que Cos falleciera. Cos y yo tuvimos que pagar ese libro.
    Ese es el poeta Edgard Gousse, para que lo conozcan mejor.

  14. Yo no estoy en tu lugar y tengo tremenda indignación arriba. Creo que no debes quedarte así, habla con abogados porque lo que te ha sucedido debe ser enmendado…

  15. Estimado Reinaldo Cedeño…
    Leo tu artículo y la indignación me hace bullir la sangre. Desde esta lejana-cercana Buenos Aires sólo puedo acompañarte moralmente pero te digo que hagas respetar todos tus derechos para acabar con estas prácticas deleznables. Lamento mucho por tu esfuerzo no reconocido pero no perdido dado que gracias a él el libro es un hecho en el puede abravar la gente.
    Siempre cerca
    Angel Kandel

  16. Desconocía muchas interioridades ahora te digo que valoro más lo que hicieron tú y León que antepusieron el momento de los autores a las cuestiones personales y la presentación no se empañó, y no por eso dejaron de exponer sus puntos de vista, fue muy fino lo que hicieron, Esas son las inmundicias del mundo cultural que veces nos desaniman, pero hay que seguir y aprender de eso. Ojalá la gente de buena voluntad y deseos de hacer no se canse.

  17. Lamentable hermano, a la verdad dan ganas de partirle la cara. Solo
    por respeto y dignidad. También yo lamento decirte esto, pero es lo
    que siento. Tuve una historia similar en la casa de la poesía y
    personalemtne lo que le puse al hijoeputa italiano aquel fue un
    carnaval, más bien un recital, y ya sabes tú, como cubano, que no fue
    precisamente de poesía.
    Ahhora te ruego calma y que la vida se ocupe de ese innombrable

  18. Cuanta pena esto que cuentas. Me duele sobre manera y cogería al haitiano por el cuello y le daría un discurso de aquellos… Qué impotencia Queda solo aprender de esto… realmente no sé que decirte, me molesta que abusen de la bondad de gente como tú Seres malos e in-talentosos(perdona el neologismo) abundan y este es solo un espectáculo de ello. Pero existe la justicia divina , en la que muy pequeños grupos creen, yo entre ellos. Su acción contraria estará de vuelta. Siento tu dolor, tu amargura, pero hay que dejar las cosas pasar aunque duelan en un segundo prolongado.

  19. Reinaldo

    Espero que estés bien. No te preocupes, tarde o temprano la verdad saldrá a flote.

    Todos los autores cubanos incluidos en la antología sabemos que estamos ahí por obra y gracia tuya.

    te reitero mi eterno agradecimiento.

  20. Amigo, estuve en el Festival y que pena no vernos. Me sumo a tu denuncia, porque siento que no solo va contra tu nombre como antologador, sino además contra todos los que el libro auna. Los golpes bajos seguirán existiendo, por eso y desde ahora, que para todo prime un contrato previo. Te mando mi abrazo.

  21. Dr. Raúl Ruz Miyares. Casa del Caribe.

    Estimado Reinaldo Cedeño.

    Ya padecí hace unos años de la manipulación y la falta de palabra en los compromisos del cabellerito Edgar Gousse, a quien por fortuna no he podido ver de nuevo, porque de hacerlo no respondo de mí. En realidad ese señor es una persona no grata quien no debe al menos poner un pie en Santiago de Cuba, por cuanto son varios los intelectuales y trabajadores de la cultura que se han quejado de sus desmanes y latrocinios. Tu pesadumbre es también la mía, porque lo realizado por ese estafador es una afrenta a la laboriosidad y el esfuerzo de quienes damos lo mejor por enaltecer nuestro acervo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: