Archivos Mensuales: abril 2014

Cartas a Barack Obama: Libertad para Los Cinco (VII y final)

A: Señor Presidente de los Estados Unidos de América:

Cubanos exigen la libertad de sus hermanosLa confusión no invadió mi mente cuando usted proclamaba en su campaña un “cambio” en la política del gobierno de los Estados Unidos de América (EUA), muchos ilusos depositaron su confianza en usted, quizás por la gran necesidad que tenía la humanidad de respirar paz. No pocos creyeron que al asumir la responsabilidad de ese cambio se acometerían en su mandato nuevas y efectivas leyes que permitieran un allanamiento en la hostil e histórica política de los EUA hacia mi país. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

El mensaje de una internauta

Por Bárbara

Jamás abandonaré este blog: Ni por limitaciones de conexión, ni por incomprensiones, ni por lo que sea. Gracias a quienes se preocupan, a quienes me alientan.

Jamás abandonaré este blog: Ni por limitaciones de conexión, ni por incomprensiones, ni por lo que sea. Gracias a quienes se preocupan, a quienes me alientan.

Si, aún te leo, me gusta como escribes. Leo y me gustan los blogs cubanos. Leo sin discriminar tema, disfruto mucho al leer, por lo general no comento, aunque me guste el post… Te comenté, porque sentí que necesitabas un aliento, y como asidua visitante te lo debía. Es difícil escribir al aire si  saber si alguien te leyó, si no hay una opinión o una frase como respuesta a favor o en discrepancias.

Para mi, un blog es una mano extendida, es una apertura del corazón, es compartir ideas, vivencias; en muchos me encuentro  y en otros disiento, pero todos hacen que crezca como persona. Lee el resto de esta entrada

Soliloquio y el féretro

Por YASEL TOLEDO GARNACHE

féretro, muerteSoliloquio quiso crecer, desarrollarse, mas no pudo ser. El aire se tornó denso. El cielo amenazó con aplastarlo. Soliloquio se suicidó hace cuatro minutos. Se escuchan llantos, lamentos, también carcajadas. Soliloquio vomita y todos creen en el milagro.

Unos celebran, otros se golpean la cabeza. El muchacho de pelo amarillo se pica las venas. El lugar parece llenarse de sombras, de sangre. Soliloquio mira a los presentes. Recoge el líquido que expulsó de sus entrañas en una copa de madera. Lo riega por su cuerpo. Maldice. Lee el resto de esta entrada