Sexo y relaciones de pareja en la Universidad de Holguín (II y final)

Por Enrique Betancourt, Naidy Verdecia, Ania Mulet y Claudia Arias

Lo de las sábanas parece ser algo de lo más efectivo en busca de "privacidad"..

Lo de las sábanas parece ser algo de lo más efectivo en busca de “privacidad”..

En extremo desagradable resulta ser partícipes de los jadeos y suspiros ajenos, pero entre los propios estudiantes existe el consenso de aceptar tales manifestaciones.

Prima el respeto porque la necesidad actual de un compañero puede convertirse mañana en la nuestra. Mas, ¿este asunto de dos podrá disfrutarse totalmente con tantos oídos escudriñando la oscuridad?

Ante los numerosos obstáculos que ¿frenan? la pasión universitaria surgen, conjuntamente con las soluciones, más inconvenientes. “Acudimos a la sabanita, nos infiltramos en los dormitorios, de madrugada todo el tiempo. ¿El método? furtivo. Pero si pasas la noche entera así, no duermes y al otro día el rendimiento en las clases es imposible. A las mujeres generalmente les parece atractivo, sexy, hot, pero llega a cansar”, afirma un estudiante que prefiere guardar su nombre.

Yelina Argote, presidenta de la residencia estudiantil de Ciencias Sociales, asegura: “Durante mi período de dirección de la beca no he amonestado a los estudiantes por comportamientos inadecuados. Está claro que los varones y las hembras deben permanecer separados, aunque a los chicos se les permite conversar en las salas de estar hasta el horario de sueño (11:00 pm). ¿Solución para este problema? Me parece que no existe, al menos no en la escuela, porque la estructura de la beca no es la ideal para ello”.

La situación se evidencia más en horarios nocturnos. Según uno de nuestros custodios abundan “amantes de afuera” que intentan introducirse en la universidad. “Les permitimos llegar hasta la garita, y en ocasiones a la beca. Depende de la actitud que adopten para solicitar la entrada”.

El contenido de trabajo de los carpeteros los convierte en una suerte de chaperones, a los que deben burlar o convencer los arriesgados enamorados. La encargada de la Unidad Educativa No. 2 explica: “Cuando la hembra visita a su novio en el albergue de los varones, le quita privacidad a otros muchachos, la libertad de andar en ropa interior…Nuestra función es velar por el cumplimiento del reglamento, que le prohíbe a los varones entrar al albergue femenino y viceversa. En nuestras manos no está la solución, si los ayudamos, entonces se afecta nuestro  trabajo. Hasta ahora no han ocurrido problemas porque los estudiantes entienden nuestra posición”.

El cubano tiene un ingenio…Las resoluciones y reglamentos que prohíben “manifestaciones amorosas” en el campus universitario son censuradas completamente por algunos, otros las respetan y por nada del mundo harían  una cosa de esta naturaleza.

Para los jóvenes de otras provincias, que carecen de familia en la ciudad, resulta casi imposible encontrar el espacio adecuado para intimar. El estipendio es insuficiente para acceder a los alquileres, y muchos no se sienten a gusto en estos lugares.

Ante los oídos sordos de los directivos, las palabras buscan otros caminos para penetrar el entendimiento. En el comentario Cuarto pasaje, primera pasajera publicado en el sitio web La Tendedera, el tema se vislumbraba entre líneas: “(…) literas con dos cuerpos en las madrugadas-Ah, no! disculpen: ahí seguro no hablan del Congreso, clases…”
Las muchachas son renuentes a discutir los avatares de sus aventuras amorosas, sin embargo una de ellas aporta una salida contundente a la situación: “que dejen subir a los varones”.

Las relaciones entre parejas son tan necesarias como el agua (no se trata de una exageración), para alcanzar plena realización personal en la vida. El bienestar psicosocial es definitorio para el rendimiento académico y al no reconocerlo se incurre en el grave error de inhibir la esfera psicosexual de la personalidad. El estudiantado no clama por la legalización de orgías, sino por métodos educativos menos rígidos.

No debe confundirse, como recoge la sabiduría popular, libertad con libertinaje. Besos y caricias públicas serán siempre motivo de miradas avergonzadas y la desaprobación de muchos.

Lo que no puede negarse es la necesidad de crear las condiciones para la sexualidad sana y responsable de los jóvenes, antes de que constituyan problemática mayor e incontenible.

La solución no es la rigidez de la prohibición en el reglamento, sino la anuencia que posibilite el respeto y la felicidad de todos. Y para ello, debemos propiciar el diálogo abierto, sin tabúes, en el que confluya lo mejor de cada generación.

Anuncios

Acerca de Yasel Toledo Garnache

Es graduado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio jorge Cardoso y de Periodismo en la Universidad de Holguín. Periodista, ensayista y narrador. Amante del cine y el deporte.

Publicado el 10 de abril de 2014 en Reportajes, Universidad y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. hola, yasel… te puedo decir que esto es un fenómeno viejo, al menos en al universidad central de las villas… cuando yo estudiaba en ella, entre 1992 y 1997, empezaba el relajo generalizado debido a la falta total de todo, pleno período especial… no había mucho más que hacer en un apagón que cantar y materializar la canción de frank delgado: cuando se vaya la luz, mi negra / nos vamos a desnudar / temprano tiene su encanto / como la gente del campo / lo malo es que sin agua / y sin ventilador / teminaremos pegajosos y sudados / como un maratón… la sábana era muy utilizada en sus diversas versiones: tipo cortina baño, tipo caída vertical, tipo telón teatro… conocí cuartos divididos como cuartería, hasta el techo, incluso con puertas interiores… la solución es complicada y lleva inversión sobre todo porque hablamos de espacios necesarios, no de prohibiciones como solución y sería interesantísimo si los mismos estudiantes hicieran la propuesta pero, en mi opinión, necesariamente lleva recursos para la creación de espacios que satisfagan esta necesidad… abrazos, socio…

    • Tu comentario es muy acertado. Recuerdo cuando hablábamos en Cienfuegos. Después no he podido volver a otras aventuras de la guerrilla de blogueros. Deberías invitarme a Villa Clara jajaja

      • pégate a la próxima si te es posible, que es camagüey… la primera que va a ser de ciudad… yo no pude ir a viñales ni a la ciénaga por problemas personales… un abrazo, mi hermano…

  2. Hermano, para cuándo está programado lo de Camagüey. Un abrazo

  3. Un tema difícil, en el que como planteas, unirse a un lado o al otro te puede hacer pecar de extrema, cabría entonces, abrir ese diálogo, necesario y lograr mediar y entenderse, ahora mismo no sabría decidirme, por la razón o por el corazón……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: